21 de septiembre de 2014

Desarrollo local: septiembre, a debate el presupuesto municipal

En los primeros 15 días de este mes, el gobierno central y las municipalidades tienen la obligación de presentar, en forma respectiva, al Congreso Nacional y a cada Corporación Municipal, el presupuesto de ingresos y egresos para el año 2015, en esas instancias se deberá socializar, debatir y finalmente aprobar el presupuesto, teniendo como fecha máxima de aprobación el 30 de noviembre; así lo manda la Constitución de la república y la Ley de Municipalidades. Aunque estos quehaceres suelen ser rutina solo de técnicos y políticos, los ciudadanos (as) de a pie y también los otros, debemos hacer un alto y meternos en el tema; lo que se decida en estos meses nos afectará el otro año de manera directa pero ya será tarde, poco o nada podrá hacerse. Desde luego que eso de “meterse en el tema” es más sencillo decirlo que hacerlo pero, que nadie dude que el costo de no meterse, por barato que resulte, es que no se haga nada por usted. Pues bien, lo primero que debemos saber del presupuesto es que lo que se aprueba no son simples valores de ingreso y egreso a los cuales se sujeta el funcionario (a); se trata en realidad del instrumento cuya aplicación correcta permite avanzar en la solución de los problemas de la comunidad. Dicho de mejor forma, el presupuesto debe verse como componente del plan operativo anual que recoge lo que en el 2015 buscamos avanzar sobre una estrategia de desarrollo del municipio. Si bien es cierto que las municipalidades tienen plan estratégico de desarrollo, me atrevo a decir que la mayoría no lo usa como lo que es, la principal herramienta de gestión del alcalde (sa). Pero, más allá de esa limitación, lo que intento señalar es en qué medida ese plan ha sido formulado desde la comunidad, con sus organizaciones locales, de forma que el plan operativo y presupuesto del 2015 recoja las prioridades de las comunidades y no la de los corporativos. Por otro lado, parte del plan es la demanda de infraestructura social de las comunidades, que incluye agua potable y saneamiento, vías de acceso, edificio escolar, mobiliario y equipo, centro de salud y electrificación, entre otros. Ocurre que el costo de esa demanda a nivel de todo el municipio adquiere tal magnitud que resulta imposible atenderla solo con los recursos municipales y de la población, lo cual sugiere que el problema no se reduce a formular y ejecutar un presupuesto. Antes de eso es obligado trabajar 3 temas cuando menos; primero, hacer una evaluación técnica de las necesidades, que nos diga la alternativa de solución y su costo, segundo, que al ser imposible satisfacer esa demanda en un solo año, debe concertarse con las organizaciones comunales los proyectos prioritarios y tercero, formular una estrategia de gestión de recursos que, desde la cooperación externa, complemente la capacidad de inversión de la municipalidad y de las comunidades. De momento, dado que ya estamos en septiembre, solo queda trabajar el presupuesto a partir de las consultas que se han estado haciendo pero, es obligado retomar en el 2015 la estrategia de gestión de recursos. ¡Es urgente!                                                                          
           Jorge Barralaga,
                                                                                        Correo:baralaga@yahoo.com

El Marcalino año 8, Edición  358
 4 de septiembre del 2014                              


No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog