9 de octubre de 2013

La Marcala que yo recuerdo 41

Por: Oscar Mauricio   Ramos   Henríquez
Siempre hay alguna anécdota que se lleva la cerca como la que pasé ya más recientemente en un circo que se instaló en el campo colón y donde coincidimos con Isaac Sorto Q.D.D.G. su esposa y sus hijos (hace como diez años o doce años) .- Anunciaban al “doble de Juan Gabriel” que era la sensación del circo ; el circo tenía una carpa muy buena y los actos eran regulares.
Pues al fin apareció el famoso doble de Juan Gabriel ataviado con un pantalón y camisa blanca, una capa negra con fondo rojo como sale el verdadero y haciendo una fono mímica de una de las canciones del famoso cantante .-Desde que lo vio Isaac, y con aquel vozarrón que tenía dijo:  “¡¡¡ANTONIO DE JUNIGUARA!!!” que retumbó en toda la carpa y que llamó la atención de todos los presentes  en cuenta el artista; el cantante que estaba al lado opuesto de donde estábamos sentados nosotros y desarrollaba su show de tirar “besitos” y hacer “ojitos” a los Hombres se apresuró a ir al lugar de donde había provenido el grito. -Así se fue acercando, chiqueándose (caminando en forma afeminada)  hasta donde estábamos sentados , solo que cometió el “pequeñísimo error” de empezar a cantarle ya más específicamente a Isaac y subirse hasta la última tabla donde estábamos sentados creyendo que iba a abochornar a este singular  espectador .- Isaac gritó:  “¡¡¡JESÙS DE OTORO!!!” y la gente más gritaba, pero Isaac que tenía “más mañas que una chaparra”, cuando lo tuvo cerca y vio que era un tipo como de un metro sesenta y que no pesaba más de un quintal, “ni corto, ni perezoso”, le puso una mano en las “nalguitas” y otra en la espalda y como que fuera incensario para los dioses lo ofreció al sol o mejor dicho a la luna porque era de noche; yo que era el que estaba más cerca de el “cantante” le vi la cara de angustia y le oí decir: “bájeme por favor, señor, por favor”, pero el Isaac que era el que más gozaba de ese momento, no le hizo caso y lo subió y lo bajó como diez veces, yo casi como que oía “SUELTAME GORILA!!!…………..QUE ME SUELTES GORILA!!!!”, casi, casi me orino de la risa por la cara de pánico que tenía el pobre hombre que nunca soñó lo que estaba viviendo y el público gozando, gritando y riendo a más no poder; cuando al fin lo bajó, hasta se le olvidó que estaba cantando la canción y se fue del escenario, eso si, la carcajeada duró  muchos minutos.- A pesar de que nos pusimos de acuerdo, que volvimos varias veces y que Isaac en cada función a la que íbamos gritaba varios nombres de santos que identifican a varios pueblos de la región  para ganar su atención, el famoso “doble” nunca más se le volvió a acercar, pero ni con los ojos y como siempre nos sentamos en el mismo lugar, el cantante no pasó nunca de la mitad de la carpa por aquello de “las cochinas dudas”, ese “gordo” era único para las bromas.
Continuará…..
Publicado por El Marcalino
Edición 319, 01 de octubre del 2013.             


No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog