9 de octubre de 2013

La Marcala que yo recuerdo 40

 Por: Oscar Mauricio   Ramos   Henríquez
Unos años más tarde en una semana santa fuimos como despedida  (yo ya vivía en Tegus) a un circo que se instaló en “la calle ancha” cerca del río Guaralape, por donde están los garajes de transportes Lila, todo eso eran unas fincas (no existía aún el puente ni la calle donde está  comercial Mardan), en cuenta andaba un hijo de don Mario Cobos que se llama Roberto y que tendría unos trece años en ese entonces.- Era un circo pequeño, destapado, con unos payasos que no daban risa, con  chistes viejos y sin gracia.- A Roberto se le ocurrió que cada vez que dijeran un chiste íbamos a protestar y cuando fuera una conversación nos íbamos a reír; así pasó buena parte de la función hasta que de pronto se oyó el ruido de los motores de un par de camiones y alguien dijo “ANDAN RECLUTANDO!!! (en ese entonces el reclutamiento era casi una cacería humana), yo solo vi un mar de hombres que se tiraron por todos lados y salieron corriendo por esas fincas, casi me pareció el efecto de cuando está hirviendo la leche y se derrama por todos lados de la olla; en menos de dos minutos ese circo quedó medio vacío, casi solo con mujeres, ancianos y niños, lo peor era que el grupito que andábamos, lo menos que sabíamos era escapar por esas fincas; se preguntarán como nos salvamos.- Ya más tranquilo el ambiente, llegó el oficial encargado del reclutamiento y dijo: “aquí no ha pasado nada, pueden seguir la función”.- Y van saliendo aquel  “cachimbo” (gran cantidad) de payasos, unos poniendo discos, otros ayudando a tensar las cuerdas para el equilibrista.- Tantos eran que el oficial preguntó: “y todos estos trabajan en este circo?”; “todos ellos” le contestó el dueño; “bueno” dijo el oficial “si vos sos payaso, contate un chiste” le dijo a Sammy Nolasco que era uno de los disfrazados, y aquel con una voz tan “sufrida” se contó el chiste aquel de: “papá le pego al perro?... No! Porque te va a morder, Papá le pego al perro?..., No! Porque te va a morder, papá le pego al perro?..., PEGALE PUES!!, ah, y si me muerde?”.- Como ven, el chiste es de lo peor, tal vez fue el único que se le vino a la mente, pero sería cómo lo contó, o la voz  que le salió que el oficial se rió, dio la vuelta y se marchó, así nos salvamos de la reclutada, gracias al dueño del circo .-Un poco más tarde don Mario se encargó de llevarnos a cada uno de los como quince que andábamos a nuestras casas en una camioneta wagoneer que tenía; allí íbamos como sardinas, pero a salvo.  Sigue...

Publicado por El Marcalino
Edición 24 de septiembre del 2013.        


No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog