28 de octubre de 2013

El problema del café (1)

Dos años atrás los cafetaleros se sentían tan orgullosos de serlo, claro que con los precios altos del mismo, y las fincas en excelente estado, todo parecía lindo.
 El congreso como siempre aprovechando las coyunturas, no hallaban donde ponerlos y hasta decían que se iba a formar un instituto de previsión de cafetaleros y hasta hospital solo para ellos... políticos al fin. La mayoría, en ese tiempo se puso a sembrar café, alentado por los buenos precios y muchos lograron salir de sus deudas, y también poder ahorrar su poquito para el mismo mantenimiento de las fincas. Hasta allí, todo estaba bien, hasta que apareció el brote de la roya en todas las fincas, todo empezó a decaer, lo primero la moral del productor, ya viendo la finca mala no hay deseos de ir a trabajar a la misma.
 Habían cafetales lindos, con una cosecha muy buena y sus dueños ya hacían números con sus ingresos, que ya eran una realidad. Desde ese tiempo para acá todo ha sido no malo, si no que peor, empezando desde los entes encargados de los cafetaleros, porque no estaban preparados para combatir una plaga en el café. No ha existido una política clara para ayudar, mas a los pequeños productores, que son  los que más le aportan en divisas que los grandes productores, porque ellos en su mayoría lo exportan directamente y los pequeños son los que la miran difícil para vender su café.
Continuará…
Escribe Víctor Manuel Claros

Publicado por El Marcalino

Edición 320, 08 de octubre del 2013.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog