17 de septiembre de 2013

Un nuevo robo en templo de Marcala


Marcala, La Paz.  Personas desconocidas se introdujeron en el templo parroquial y robaron herramientas y el dinero de las limosnas.
Según lo informó el sacerdote Anselmo Hernández cura párroco de Marcala, “a eso de las 4 y 50 de la mañana, le avisaron que la puerta principal del templo estaba abierta de par en par y la luz de una vela alumbraba el centro de la entrada.
“Gracias a Dios que esta vez no hubo profanación del Santísimo; fue lo primero que pensé que habían robado el sagrario pequeño, no tocaron cosas sagradas, como imágenes ni las hostias” detalló el sacerdote.   Se sospecha que los ladrones estribaron varias piezas de madera a modo de escalera para llegar al ventanal que se ubica  frente al edificio del IHNFA, rompieron los balcones y el ventanal, y  utilizando una varilla larga bajaron cayendo dentro del templo parroquial.
Al parecer los ladrones (porque se presume que fueron varios los que se metieron al templo) no encendieron las luces del inmueble sino que utilizaron velas para alumbrarse mientras buscaban prendas de valor. Según el recuento realizado junto con las autoridades de la Policía, un total de 6 alcancías grandes y dos pequeñas fueron abiertas, llevándose un “botín” aproximado de 26 mil doscientos cincuenta Lempiras.
“Entre los objetos robados está una sierra circular eléctrica color gris, dos taladros color amarillo, un cepillo eléctrico marca maquita color azul, un roster, una galopa y un galopin. Tres martillos y dos pulidoras, estas herramientas pertenecen al contratista que está trabajando en la restauración de la cúpula. Además se llevaron una cámara marca sony, la cual se utilizaba para la filmación de la Eucaristía”.
El hecho se descubrió al amanecer del pasado lunes 2 de septiembre del 2013. El padre relató que le pareció raro que los ladrones dejaron una candela encendida.
Es la segunda vez que se perpetúa un robo en el templo en los últimos tres años. El último domingo de mayo del 2010 se introdujeron y robaron lo que contenían las alcancías y se llevaron la patena y las hostias del “Santísimo”. Una semana después fueron recuperados los objetos y el dinero robado, y fue requerido un joven estudiante que residía en el Barrio Concepción de Marcala.
Desde aquel momento se habló de la necesidad de reforzar las puertas y ventanas, y también el muro perimetral, y hasta hoy no ha hecho.

Publicado por El Marcalino

Edición 315, 03 de septiembre del 2013.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog