17 de septiembre de 2013

La Marcala que yo recuerdo 37


Por: Oscar Mauricio   Ramos   Henríquez

otra fue la historia pues al ir a recibir el avión en el campo colón y con alegría bajar las cajas que traían el “pertrecho bélico” (las armas); lo que venían eran unas limas y unos machetes que les dieron a cada uno; bueno, siempre los armaron, el ejército no dijo qué tipo de arma, pues en este caso eran “armas blancas”.- Luego era que por las noches no se podía encender pero ni un cigarrillo, no se podía hablar y para identificarse lo que hacían era que se palpaban la cara casi como reconocimiento de un ciego y ya plenamente reconocidos se daban un par de palmaditas en la espalda , pero la verdadera guerra la sufrieron en el pelotón porque dentro de los “reclutados” estaba  “el mudo Chicas” que no era ciego pero si sordo mudo y un poco testarudo como dice Shakira.- Cuando andaban patrullando , con verdadero sigilo y cuidado, tal vez en lo más tenso de la “misión”, de repente oían el CHAZ ! !, Chaz!!, chaz!!, CHAZ!!!, CHAZ!!!  De las hojas secas que Chicas hacía sonar al caminar y casi en coro gritaban “CALLEN AL  MUDOO!!!”, o venían avanzando muy calladamente como lo habían aprendido en “COMBATE” que era una serie de televisión de aquellos tiempos dado que no habían tenido mucha preparación ni entrenamiento y pues había que usar el ingenio; se comunicaban a señas , claro el mudo así si entendía pero al responder  el mensaje, de repente se escuchaba muy fuerte  PUU !! PAPAPA!!   PUPUPU !!    aaaAAAA!!!! y otra vez se oía: “CALLEN ESE MUDOO!!”, así se acababa el elemento sorpresa de la misión , aja, y cuando a la hora de la formación  se daba la orden de avanzar o hacer giros  y como para saber si era sordo.– así pasaron en tensión y peleando esa guerra interna aquel pelotón que tal vez no fue el mejor pero de que sufrieron la guerra, la sufrieron.
Y es que eso de seguir instrucciones es fregado sobre todo si no se sabe a ciencia cierta lo que se pide; esto le pasa a muchos de mis contemporáneos que no saben ni encender una computadora porque nunca tuvieron el más mínimo interés en superarse o por lo menos ponerse “a tono” con los tiempos .-Parecido le pasó a un personaje que vive cerca de la llantera “Pablito” cuando le dieron su primer trabajo que fue en los juzgados y que como requisito le pidieron que se calzara, pues hasta entonces era chuña (descalzo); esto era muy común verlo en esos tiempos donde los niños de pocos recursos iban así a la escuela; eso si , iban con los pies bien lavaditos y otros tantos lograban calzarse ya mayores hasta que trabajaban y conseguían algún dinero para comprarlos pues les recuerdo que no habían zapatos de segunda, solo nuevos y aunque los más baratos costaban unos quince lempiras...      Continuará…
Publicado por El Marcalino
Edición 315, 03 de septiembre del 2013.


No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog