17 de septiembre de 2013

El poder corrompe

Por Constancio C. Martínez G.
Congreso Nacional ha perpetrado un duro golpe más la institucionalidad del país, en esta ocasión a través del nombramiento ilegal de los más altos jerarcas del Ministerio Público, un golpe más, decimos, porque antes ya lo había hecho con el Poder Ejecutivo, después con la Corte Suprema de Justicia y ahora le tocó al Ministerio Público.
Es evidente que el Presidente del Congreso Nacional y candidato a la Presidencia de la República por el Partido Nacional,  ha logrado el control de todas las instituciones en donde se toman las más altas decisiones de incumbencia nacional, acumulando sobre sí “el poder absoluto”, lo que es característico de los gobiernos dictatoriales; “El poder corrompe y el poder absoluto, corrompe absolutamente”, frase muy célebre acuñada por Lord Acton, historiador católico inglés que determina que el poder de por sí conduce a la corrupción y cuándo más, si éste es absoluto y sobre una sola persona.
Pero, la pregunta es ¿Para qué  el señor JOH necesita tanto poder? La publicidad que irradia del mismo Congreso dice que “el Partido Nacional es el partido más poderoso de Honduras” y que por lo tanto su triunfo en las próximas elecciones generales es indefectible. Sin embargo sus acciones despóticas e irresponsables, algunas de las cuales enumeramos anteriormente, expresan dudas sobre la decisión genuina y limpia del pueblo expresada por medio de su voto, la cual le será desfavorable dadas las acciones nefastas que hace. En su afán desmedido por alcanzar el poder JOH, recurre desde ya al control del aparato estatal para torcer la decisión del pueblo, definitivamente, esta es la verdadera razón por la cual él necesita tanto poder.
Es una irresponsabilidad atentar de esta manera contra el pueblo, es una provocación, tal pareciera que no les importa que el pueblo se levante ante tanto desprecio, es una irracionalidad creer que el pueblo no reaccionará ante este abuso y su desacuerdo lo mostrará en las urnas, también lo es, si piensan que el “soberano” no está preparado para defender y hacer que se respete su elección.

Publicado por El Marcalino
Edición 315, 03 de septiembre del 2013.


No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog