26 de agosto de 2013

La Marcala que yo recuerdo 34

Por: Oscar Mauricio Ramos Henríquez

Un personaje que conocí y ya murió fue  Pablo Ordoñez Melghem, era muy servicial, atento y ocurrente, recuerdo que hacía diferencia entre los pobladores de Marcala .- Decía que había “marcalinos, marcaleños y marcaloides”; los marcalinos decía, son aquellos que viven orgullosos de su ciudad, no existe según ellos, un lugar mejor que Marcala para vivir; los marcaleños son aquellos que niegan su terruño y no se vuelven a acordar; dicen que a una muchachita que estudiaba en la “U” le preguntaron que si conocía el “Junior” y contestó que no, lo interesante es que su infancia primera la pasó debajo de un mostrador metida en una caja de cartón y en la calle enfrente de este desaparecido negocio.- Y por último decía, están los marcaloides que son aquellos que se olvidan de su ciudad hasta que oyen canciones de los bukis o ven “la lila” tanto que casi se vienen flotando detrás del bus.
Nayo Melghem.
Don “Nayo” Melghem Bonilla es otra de las personas que conozco y aún vive, imagínense toda la experiencia acumulada, todas las anécdotas e historias que debe de saber.- Es una bendición de Dios llegar a esas edades con un buen estado de salud, lúcido, con la habilidad de manejar su automóvil, y con un buen humor pues cuenta chistes muy interesantes como el de Melgar Castro  cuando vino el rey de España y se presentó de la siguiente manera: “Yo soy don Juan Carlos de Borbón, rey de las Españas, Castilla y la Mancha” y el coterráneo para no quedarse atrás le contestó: “Yo soy don Juan Alberto Melgar Castro, general de brigada, jefe de Estado de las Honduras y Chorro medorro Martín Pedorro”.- buena presentación verdad?...... Por cierto que el general  vino en la década del 70 cuando era jefe de estado de Honduras para reconocer sus raíces y volver al lugar que lo vio nacer; cualquiera pensaría que el barrio donde nació fue San Rafael  donde hay propiedades de su familia, pero no, él nació al otro lado de la ciudad, en barrio “agua escondida” en una propiedad nuestra donde está la fuente  de agua que le da nombre al barrio, hasta allá se desplazó a pie, para recordar su niñez, cuando jugaba en el nacimiento de agua y se bañaba pelado en una quebrada que todavía existe, le quedó tiempo para visitar algunos compañeros de juego, de escuela y a otras personas como doña Anita Guzmán (la mamá de la profe Adilia)  ….…. Continuará.
Publicado por El Marcalino

Edición 312, 13 de agosto del 2013.

1 comentario:

David Viera dijo...

Que bueno ver como se expresan de mi papá Julian Pablo Ordoñez Melghem aunque no lo conocí muy bien me enorgullece que las personas hablen en bien de el

Archivo del blog

Buscar este blog