26 de julio de 2013

Cariño, respeto y gratitud

 Desde hace aproximadamente un siglo y medio la población indígena ha sido influenciada por familias “ladinas” procedentes de diversos lugares y aun del extranjero, entre ellas: Contreras, Osorio, Bonilla, Arellano, Urquía, Drawert, Melghem, Nazar; Argueta, etc, unas y otras con mayor o menos trascendencia positiva en la historia de nuestro municipio.
Poco e injustamente hablamos de las familias indígenas genuinas marcalinas y que han tenido una destacada participación en la vida, no sólo de Marcala, si no de nuestra nación; me permito mencionar entre ellas a la familia Domínguez Recinos, los fundadores de ésta fueron don Pablo Domínguez y doña Elena Recinos, esta prolífica pareja tuvo hijos e hijas, entre los cuales le menciono: Monseñor Evelio, murió ejerciendo su apostolado en Sabana Grande, Francisco Morazán; Saúl, primer Acohólico Anónimo de Honduras; Refugio, médico muy querido y respetado en Tegucigalpa y en toda esta zona; Heribrando, abogado; José Antonio Domínguez, poeta hondureño reconocido; Corina, Dorila, Rumilda y Elena, todas ellas maestras que ejercieron la docencia en nuestro municipio y en los vecinos; la última de las anteriores, Elenita,  graduada y mi maestra de primer grado.
Separé varones y hembras, no aparecen ordenados cronológicamente, desconozco si algunos de ellos nos acompañan aun en este mundo terrenal, no es posible describir en tan corto espacio  a esta familia, pero sí, de acuerdo a los datos mínimos que le aporté, podrá formarse una idea de la gran magnitud de sus aportes a nuestro país y en forma global puedo decir que esta familia es de origen humilde, creados en el barrio La Victoria, cada uno de los mencionados no tuvo privilegios inmerecidos de estudiar becados en el extranjero en grandes centros universitarios, no hicieron vana ostentación de su educación o de su fortuna, ni de su posición social, siempre formaron parte del pueblo de donde nacieron, no como otros que becados por El Estado, como consecuencia de su condición social y política únicamente “ganaron” becas y se graduaron en especialidades, pero que tan poco o nada han devuelto a su país. Me es grato dar honor a esta familia Domínguez Recinos.
Originalmente, la idea de estas letras fue escribir algo de mi maestro de sexto grado Profesor René Bourdeth Domínguez, hijo de la profesora Rumilda y hermano de Antonio Bourdeth, ex diputado por nuestro departamento, pero cambié de idea y espero que lo anterior le ayude a conocer más de Marcala. René es un maestro jubilado, estudio Derecho en la UNAH y miembro de la Estudiantina de la Facultad de Derecho, tanto como maestro y como licenciado se desempeñó en distintas dependencias. Hace unos meses  pasó un período vacacional en casa de su hermano Toño, su inquietud musical y artesanal le llevó a construir una marimba (con sus dos componentes) de un árbol de cedro crecido en la finca de La Victoria. Mi MAESTRO de sexto grado René (así con mayúsculas) es un excelente ciudadano, profesional, un patriota, como pocos en estos tiempos, muchas de mis aficiones y actitudes hacia el conocimiento se las debo  a él. Mi cariño, respeto y gratitud para el MAESTRO RENÉ BOURDETH     DOMÍNGUEZ.

Escribe...Constancio Martínez

Publicado por El Marcalino

Edición 307, 09 de julio del 2013

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog