5 de junio de 2013

Por primera vez en 4 años, Juan Orlando tiene razón

Por Jorge Barralaga

En “la marcha   de la verdad” del domingo 26 de mayo, Juan Orlando dijo una sola verdad, solo una, el adversario del Partido Nacional ya no es más el Partido Liberal, es el Partido Libertad y Refundación –LIBRE-. Solo para el registro, esta es la primera declaración en la que públicamente se reconoce que el bipartidismo se rompió y por lo tanto, los grupos oligárquicos ya solo tienen un partido, el Nacional.
Tener claridad y conciencia sobre este punto es esencial para entender lo que ocurrirá en la campaña de los próximos meses y sobre todo para poner en blanco y negro que hacia adelante, lo que se juega es el futuro de la Patria. O continúa en el poder ese pequeño grupo que en más de 100 años solo miseria y corrupción nos ha dado, o por el contrario, por primera vez el pueblo hondureño asume la conducción del Estado.
Una de las primeras cosas a rescatar en esta lucha, que por ahora se libra en el plano electoral, es el concepto de democracia; la oligarquía se lo apropió y nos metió en la cabeza que la democracia era votar cada 4 años por alguno de sus partidos. LIBRE y el FNRP tienen la responsabilidad de hacer que el pueblo entienda que la  democracia también es acceso a la educación, la salud, la alimentación, la vivienda y la recreación.
También se apropiaron del concepto de libertad, nos han vendido la idea que esta se reduce a la libre locomoción y a la libre opinión. Semejante falacia solo esconde lo que a la oligarquía le interesa, la libre circulación de la mano de obra, el capital y las mercancías, esa es la esencia del modelo económico neoliberal y del capitalismo para asegurar la acumulación de riqueza en manos del mismo grupito de siempre.
Por el contrario, el socialismo democrático es el modelo alternativo que el pueblo deberá construir desde la aldea y del barrio, esto es, tomar control desde la base sobre los recursos naturales, definir políticas públicas municipales, evaluar el quehacer del funcionario público, debatir, aprobar o rechazar decisiones que ahora toma de forma unilateral la cúpula enquistada en el poder, al servicio de los grupos oligárquicos
 A esa oligarquía comercial, industrial y financiera solo le queda el partido Nacional para seguir con su política de despojo y reparto y al pueblo solo le queda el Partido LIBRE para impedirlo y desarrollar una economía en la que el ser humano y no la reproducción del capital, sea el centro de la acción del Estado. Y todas estas acciones pasan por la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente originaria y popular.
En resumen, se trata de desnudar el discurso demagógico y mentiroso de Juan Orlando y compañía y  eso solo se puede hacer explicando con claridad la propuesta de transformación de LIBRE. Esta consiste en construir un nuevo andamiaje legal e institucional, el necesario para desmontar la institucionalidad neoliberal e instalar el que el pueblo necesita y demanda; el socialismo democrático, como única alternativa.

Publicado por El Marcalino

Edición 301, 29 de mayo del 2013.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog