13 de mayo de 2013

Resistentes a la Roya pero bajos en la calidad de café


“El panorama para el sector café es negativo, porque el problema no es solamente los daños que ocasionó la Roya sino las variedades de café que se están cultivando” comentó Adán Bonilla ingeniero agrícola y representante de PACTA.
El problema es que las mayoría de las fincas que no fueron dañadas por la Roya son fincas nuevas que están sembradas con IHCAFE 90 y con Lempira, que son variedades excelentes para resistir ante la Roya pero que tienen problemas con la taza del café. La calidad de este  café en 45 días baja, y los compradores internacionales, compran stocks para tener durante todo el año. Eso no sucede con las otras variedades, las cuales no pierden su sabor, su aroma y su taza pero los catimore, sí” amplió Bonilla.
“El próximo año la baja de la producción será mayor, el efecto mayor de la baja en la producción de café se experimentará en la temporada 2013/2014”.
 La tendencia de la mayoría de los productores de café es que para recuperarse de los daños que ha dejado la Roya, están sembrando variedades resistentes a la Roya, y con estas decisiones lo que se va a destruir es la calidad de café que tiene el país.
Bonilla advirtió que con los efectos de la inestabilidad climática puede haber un brote tremendo de broca, tenemos que adelantarnos con un programa integral de fincas para convivir con la roya y evitar un brote de broca o de ojo de gallo.
El brote de Roya es un efecto inesperado. El problema fue que comenzó a llover el 14 de abril del 2012, se  levantó el invierno el 15 de julio y no regresó  hasta un mes y medio después. Entonces, de estar empapada la tierra vinieron soles tremendos que provocaron una evaporación  enorme, creando unas condiciones ideales para la proliferación de roya. Con una esporulación tremenda y adicionalmente los vientos que hicieron penetrar las esporas de la roya a todas las fincas”. “Fue algo inesperado, producto de la inestabilidad climática que nos va a llevar hasta el calentamiento climático”.
Una cosa es ser cafetalero y otra es ser caficultor.  Caficultor es aquel que ha vivido y tiene una cultura de café, y que sabe cómo tratar el café. El cafetalero es el nuevo, el que se impulsó ahorita y que no sabe nada, que lo hace porque ha escuchado que está bueno el negocio.  

Publicado por El Marcalino
Edición 298, 07 de mayo del 2013

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog