13 de mayo de 2013

La Marcala que yo recuerdo 20


 Por:  Oscar Mauricio Ramos Henríquez

… su hija está enamorada de un caco que fuma moña “o” en la radio hay un pollito, el pollito piiio, el pollito pio”…. Imagínense que letras esas. – Pues las NOSUFRAS eran asiduas oyentes de radio Suary que daba sus primeros pininos o a la desaparecida radio presidente un par de años antes.- Las NOSUFRAS eran especialistas en conocer todo lo referente a artistas como los galos,  Yaco Monti, Leonardo Fabio, los ángeles negros o Juanello .- Pero ¿quiénes eran las “misteriosas y enigmáticas NOSUFRAS”? :NO.SU.FRA.S. era un compendio de iniciales de nombres de agraciadas jovencitas integradas por: “No” de Norma, una muchacha que ahora vive en los Estados Unidos, “SU” de Suyapa Aguilar “yapi” como le digo yo, que la veo siempre en el banco de occidente y que hace poco estuvo malita de salud pero ya la regañé porque no le hemos dado permiso para que se enferme, “FRA” que es Francis Castillo y “S” que era Sandra Aguilar, hermana menor de suyapa que hace algún tiempo viajó al cielo.-Eran románticas número uno y además de saberse las letras, también las cantaban, las bailaban y se inventaban nuevos pasos que todos admirábamos al ver las “cadenciosas coreografías” que las ponían en práctica en aquellos tan esperados bailes  en las frías noches marcalinas de los 70. Cuando voy a ver partidos de football en la cancha alterna y no están algunos de los “aleros” (amigos) como Francisco Dubón, Miguel M. Pereira, Noel Trejo, Rodolfo Pérez  y otros para platicar (que por cierto ni miramos los partidos por estar contando anécdotas o chistes); estando solo, me da la oportunidad de recordar con nostalgia momentos pasados en el “campo Colón” como las veces que abordé un avión con rumbo a Tegus y las otras tantas que regresé o ver la “mutilada” vía central que no solo servía  para los aterrizajes y despegues de los aviones  sino que fue por muchos años el sitio perfecto para aprender a manejar automóviles ; allí empecé como tantos a manejar cuando tenía unos diez años, ¿cuántos de los que leen este escrito aprendieron a manejar en ese sitio? , me imagino que muchos,  ¿cuántos más llevaron a la novia “a la solitaria punta del campo” para “contemplar amorosamente las estrellas” aunque en Marcala el cielo por las noche casi siempre está nublado?, serán otros tantos que están recordando momentos y situaciones que no se las pueden contar ni ellos mismos.
Continuará….

Publicado por El Marcalino
Edición 298, 07 de mayo del 2013

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog