22 de mayo de 2013

El gobierno Lobo-Hernández, Petrocaribe y la CELAC


Por Jorge Barralaga
Todo indica que antes que el primer barquito llegue a Cortés con petróleo al crédito, el gobierno Lobo-Hernández deberá satisfacer condiciones que, mientras se negocian, habrá terminado su período y será el gobierno entrante quien pueda usar ese beneficio. Sobre esto ya han trascendido suficientes argumentos, así que lo que provoca este comentario va en otro sentido; ¿por qué Venezuela negocia con un gobierno lleno de golpistas y acepta el retorno de Honduras a Petrocaribe?
Sin duda no es cálculo sobre si este gobierno podrá o no usar ese dinero que, después de todo, siempre está la opción que Juan Orlando se imponga en noviembre con las mismas tretas que ya usó contra Ricardo Álvarez. Así que la lectura del retorno a Petrocaribe hay que hacerla desde la coyuntura de la histórica lucha de nuestros pueblos por romper la hegemonía del imperio norteamericano sobre América Latina. Concretamente, se busca consolidar la CELAC –Comunidad de Estados de Latino-América y el Caribe-.
Para decirlo de otra manera, la CELAC es la negación de la OEA, es decir, es todo el continente americano pero sin Canadá y Estados Unidos. En el 2011, 33 naciones le dieron vida y con ello desafiaron al imperio pero no porque de repente los presidentes (as) de la región se volvieron antiimperialistas; de este “virus” no pueden acusar a Peña Nieto de México, a Santos de Colombia, a Martinelli de Panamá o a Piñera de Chile. Y tampoco, ni se les ocurra, a Pepe Lobo y Juan Orlando.
Antes de la CELAC surgió Petrocaribe en el 2005 como parte de un proyecto mayor, la ALBA
 - Alternativa Bolivariana para la América-, impulsado por Venezuela y constituida el 2004 junto a Cuba, Nicaragua, Bolivia y Dominica. A pesar que la ALBA es un proyecto antiimperialista contrapuesto al ALCA –Área de Libre comercio de las Américas- que promovió EE UU en 1994, al final del día, el ALCA fracasó, la CELAC se consolida, los países que no tienen petróleo se suman a Petrocaribe y la ALBA avanza cada vez más.
Estos eventos tienen explicación en el hecho que a partir de 1989, con la caída de socialismo de Europa del Este, el imperialismo perdió a su enemigo. Así el mundo dejó de ser bipolar y en poco más de 20 años, contra la expectativa de EE UU y Europa, el planeta cambió para bien, ahora es multipolar. Ocurre que hay al menos 5 economías emergentes –China, Brasil, Rusia, India y Sudáfrica-, además de otros bloques regionales que están ejerciendo su influencia en las decisiones que afectan al planeta entero.
Bien, pero… ¿qué pito toca Pepe y Juan Orlando en todo esto? Simple, están asfixiados financieramente, voltearon a ver “pa’ los lados”, vieron para donde iban los demás y ahí están, haciendo cosas que a veces confunden. Lo último que se les “ha ocurrido” es aventar al carajo a China-Taiwán y abrir relaciones con China Popular, sí, la comunista. La misma que compró parte de los bonos soberanos y que ofrece financiar el ferrocarril interoceánico desde Puerto Castilla hasta Amapala.    
Publicado por El Marcalino
Edición 299, 14 de mayo del 2013

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog