25 de abril de 2013

La Marcala que yo recuerdo 18


Por: Oscar Mauricio Ramos Henríquez

Nosotros nos habíamos pulido con el arreglo del aula; la  pintamos , la decoramos con las imágenes de los próceres y el piso lo habíamos pulido con gas y que además de brillante quedó extremadamente liso.- Tuve de compañero a un hijo de don Jeremías Argueta que se llama Roberto y que esa vez salió corriendo cuando la profe pidió que le trajeran yeso, ese mandado era común hacerlo pues daba la oportunidad de salir del aula aunque fuera por un ratito.- También era común los zapatos con plantilla de suela con los que se podía “chollar” (deslizar) sobre el piso; nosotros estábamos en el aula enfrente del corredor que formaba la “H” del antiguo local del “21” .-Oímos como Roberto tomó impulso para llegar en veloz carrera a la dirección que quedaba al otro extremo del corredor  haciendo el ruido característico del “chollón” (deslizón) y luego tomar otro impulso para llegar a nuestra aula y luego  oír el “¡¡¡¡¡¡¡ssssssshhhhhhhh!!!!!!!” de la  chollada (deslizada) de regreso; pero de lo que no se acordó mi compañero era de lo liso que habíamos dejado el piso y que al querer detenerse más bien tomó  más impulso pasando toda el aula y  estrellándose contra la mesa que servía de cátedra para la profesora que no le quedó más remedio que levantar las piernas abriéndolas en forma de “V” para evitar el golpe; ese día le vimos “hasta el alma” y claro, la carcajeada no se hizo esperar al ver a nuestro compañero estrellado debajo de la mesa y la profe en una posición nada “ortodoxa”, que muy enojada se levantó y quiso regañarnos pero como era tartamuda a saber qué quiso decir porque se le “atoraron” las palabras y entre más quería regañar, más se trababa, se puso más negrita de lo que era por la cólera que sentía al vernos gozar y claro eran las “risotadas” de nosotros que hasta lloramos de la risa, al final  mejor se fue del aula y allí terminó la clase; días después se desquitó poniéndonos una prueba con tanta saña que aplazó a casi toda la sección, nos topó pero valió la pena.                          
Continuará…
Publicado por El Marcalino
Edición 296, 23 de abril del 2013

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog