12 de marzo de 2013

Y así fue como una vez más se burlaron de los cachitos (as) de base


Por Jorge Barralaga
Este fin de semana la unidad del Partido Nacional quedó “sellada”, atrás quedó el conteo voto por voto y el llamado a luchar contra el fraude; Callejas le hizo entender a Ricardo que insistir en el tema haría que el “Ricardismo” se lo tomara en serio y la derrota sería inevitable en noviembre. Pero es tarde, los cachitos (as) de base que fueron a apoyar a su líder fueron reprimidos, con gaseada incluida al mejor estilo usado contra la Resistencia, y no son pocos los que habiéndose quedado en casa, también se sienten traicionados (as).
Pero, ¿es acaso la primera vez que ocurre algo así?, pues no, rotundamente no; es práctica rutinaria de liberales y nacionalistas. Lo que pasa ahora es que la cúpula nacionalista tiene una división de fondo; hay 2 sectores, el de Ricardo, comprometido con la oligarquía económica dominante que controla al país y el sector de Pepe/Juan Orlando que, controlando los 3 poderes del Estado, impulsa el surgimiento o consolidación de nuevos ricos, encabezados por los que conducen al partido Nacional en cada departamento.
Entre los 2 sectores no hay ninguna diferencia ideológica, ambos defienden al modelo económico neoliberal con el pecho, su idea de democracia pasa por la libertad de acumulación de capital en pocas manos, declaran como patriótica la entrega del territorio y mano de obra barata al capital extranjero y ambos definen a la persona humana como exitosa por el tamaño de sus cuentas de banco y como fracasada cuando es incapaz de superar la miseria en que vive; olvidando que así viven casi 6 millones de hondureños (as).
De paso hay que decir que los liberales también están divididos por causas parecidas, pero sin fuerza para prolongar conflictos internos; al no gobernar el país solo les queda negociar votos en el Congreso a cambio de beneficios particulares. En ese partido se impuso el sector Villedista, el más comprometido con la oligarquía empresarial golpista, y se impuso con tal descaro que, ante la falta de electores (as), en las mesas estuvieron más ocupados llenando papeletas y urnas. Y Yani, pues papi le dijo que no gastara más…tiempo.
Volvamos al tema. ¿Qué es lo que hace que un ser humano reconozca sus intereses de clase y asuma posiciones políticas coherentes con esos intereses?, sin duda hay más de una circunstancia, pero fue  el golpe de Estado del 2009 y la represión habida, lo que más ha contribuido recientemente a que el pueblo gane conciencia política. No se puede entender de otra manera el hecho que cientos de miles de liberales y nacionalistas estén ahora impulsando una nueva alternativa a través del partido LIBRE.
Pues bien, lo ocurrido en el partido Nacional debe entenderse como un ejemplo más del tipo de conflicto que se produce en la cúpula de los partidos oligárquicos, siempre terminan en abrazos y con la predecible frase de “unidad granítica”. El problema es con los cachitos (as) de base, después de sacarse la madre a bailar y más de alguna revolcada en la calle, siempre queda esperar de algunos (as) la posición digna de cuando menos abandonar ese partido, porque no representa sus intereses económicos y sociales.                     

Publicado por El Marcalino
Edición 289, 05 de Marzo del 2013.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog