4 de enero de 2013

La Marcala que yo recuerdo


 Por: Oscar Mauricio Ramos Henríquez.

Cuando el tiempo pasa por nuestras vidas, nos vamos dando cuenta de aquel enorme caudal de acontecimientos que suceden y que forman “nuestra propia Historia”.- Soy nacido en la década del 60 lo que me da derecho a contar parte de esa historia que en esta primera entrega espero disfruten tanto como yo.
El siglo 20 tuvo una serie de cambios drásticos de los cuales fuimos testigos.- Vimos como los países se transformaron con la aparición de la bomba nuclear, como el hombre llegó a la luna (por lo menos así nos lo hicieron creer ),disfrutamos del paso del cometa Halley,se descifró el código genético ,se avanzó en telecomunicaciones, en fin ,se transformó el ritmo de nuestras vidas más que en los siglos anteriores.-Marcala aunque lento también fue parte de ellos.- Que por cierto el casco urbano llegaba hasta el barrio La Tejera, no existía la Colonia Melgar Castro ni el resto de colonias que hoy hay por allí ;solo eran guayabales ,potreros de los que no hay evidencias pues habrán pocas fotografías olvidadas en algún álbum.-La Victoria era un lugar retirado, San Juan eran pocas casas pero era reconocido por su famoso “baño tibio”.-San Rafael era uno de los barrios que más crecía por la llegada de la cuarta zona militar, hoy décimo batallón.
En mi niñez recuerdo los tipos de golosinas que gozábamos; no sabíamos de pizzas o empanadas argentinas, para nosotros eran los popcicles (cubitos de hielo con sabor a leche) que vendían donde doña Rosita Guillen (la esposa de don Andrés Martínez) o donde doña lupita La esposa de don Gilberto Molina ya que eran de las pocas personas que tenían refrigeradoras a gas pues no había energía eléctrica y cuando la hubo a mediados de la década del 60 solo había servicio de 4 de la tarde a 10 de la noche.
Otras golosinas eran los olivos en miel y los dulces de nance que vendía doña Amanda Pagoada; también la melcochas de donde doña Crucita Rodríguez la esposa de Don Raulito Urquía quien era el corresponsal de diario El Cronista. O las moritas que venían de El Salvador y que vendía a dos por centavo mamá Leca Castañeda (la mamá de Margoth Castañeda.
Las reposterías no existían pero a la hora de mandar a hacer un pastel (para nosotros un QUEQUE) era casi seguro que lo elaborara doña Herlinda de Gámez que era la esposa de don Timo Gámez , el único fotógrafo de Marcala y que tenía un caballito de madera para la foto de los niños, no como ahora que cualquier celular o cámara digital toma fotos al instante, por cierto que cuando el huracán fifi paso por Honduras inundó la casa de don Timo llevándose ese caballito, mucho material fotográfico y con ello gran parte de la historia fotográfica de Marcala.
El mejor barbero y tal vez el único del pueblo era don Lico Argueta (el papá de doña Gloria Argueta ) quien tenía servicio a domicilio.
Durante mucho tiempo el único doctor del pueblo fue el Dr. Adán Bonilla Contreras, quien también atendía a domicilio (servicio que los médicos de ahora ya han perdido).
En cuanto a los juegos nuestros era el futbol de calle porque el número de automóviles de Marcala no pasaba de 20 y después que pasaba La Aurora (servicio de transporte propiedad de don Hernán López Arellano, el papá de Gladys Aurora López de Castro) a eso de las 8 a.m. o las 4p.m. las calles nos pertenecían; también jugamos “bate” que era nuestra versión del beisbol de ahora , o si no jugábamos “landa”; había una época para jugar a los mables y si no se tenía dinero, estaba como alternativa jugar a los “chicunes” que es la semilla de un árbol del cual tengo uno; Y no digamos de la llegada de noviembre que era el mes para elevar cometas desde la “peña del cute”, de mandarle telegramas para que funcionaran mejor.-Otra temporada era para el trompo y era de sacar monedas de cinco, diez o veinte centavos.- Con cinco centavos se podía comprar una “chupaleta” , con diez una enchilada y con quince centavos una coca cola ; andar un lempira era andar con pisto. Continuará ...

Publicado por El Marcalino
Edición 279, 19 de diciembre del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog