4 de enero de 2013

La Marcala que yo recuerdo 2


Por: Oscar Mauricio Ramos Henríquez.

Los paseos eran algo bueno sobre todo para semana santa donde la chorrera y la golondrina eran los sitios obligados para toda la población; La Estanzuela ya era un paseo para unos pocos pues quedaba muy largo, aunque existían otros lugares como “la renca” que quedaba cerca de donde está el centro comercial junior , San Andrés en el barrio del mismo nombre, la poza del carpintero o la poza redonda en Sigamane esos eran para después de la escuela ya que en esos tiempos se iba mañana y tarde y daba la oportunidad de escaparse de 11 a 12 pero a veces más de alguna persona nos descubría y llegaba con el chisme y la “penqueada” era segura ; a propósito , había un respeto para los mayores a los que había que saludar .-Había respeto por los símbolos patrios y hay de aquel que pasara corriendo delante de una bandera o no se quitara la gorra o no se parara y se pusiera firme al escuchare el himno nacional.
Había más comunicación pues no se poseía ningún juego electrónico que nos aislara del resto del mundo ni teléfono celular para chatear.-Las calles eran nuestras para jugar horas tras horas, la música tenía sentido, solo se tenía que buscar la adecuada a cargo de Los Galos, Los Ángeles Negros, leo dan, Sandro y que aún ahora se siguen escuchando y dedicando.
Televisión era muy poco lo que mirábamos pues solo se veían canal 2 y 4 de El Salvador y las programaciones empezaban de las cuatro y media de la tarde en adelante, otra limitante era que habían muy pocos televisores en la ciudad y se sabía quien tenía uno porque había que poner una antena exterior no como ahora que es por cable.
La radio era parte importante y las series que oíamos era “platicando con mi barbero” a las 7:30 a.m. “las aventuras de Margarito Pérez y Pérez “ a la 1:30 p.m. Kalimàn a las 5 p.m. y “cuentos y leyendas de Honduras” a las 6p.m.- por eso creo que a nosotros nos asustaba mucho “la sucia” , “el cadejo”, “el sisimite” , “el duende negro” y si para rematarla uno estaba poco crédulo ; había que tenerle miedo al “mudo” que ese si era de carne y hueso y como distracción tenía el andar asustando a los niños.
Para la música era estación “X” de Nicaragua que tenía 50,000 watts de potencia y se oía mayormente por las noches , o radio monumental de El Salvador.- Localmente a mediados del 70 surge Radio Presidente de doña Gera Melghem y conducida por Omar Rodríguez , que para hacer un saludo o pedir una canción había que mandar un papelito o ir personalmente a la radio y costaba un lempira ese servicio.-Por cierto que el servicio telefónico estuvo por mucho tiempo reservado para unas pocas familias; cuando a alguien le llamaban de otro lugar, había que mandarlo a citar para determinada hora para poder establecer ese contacto.
Para salir de Marcala era algo complicado pues primero solo conocía transportes Aurora y una varonesa (que era un camión adaptado en la parte de adelante con asientos de madera y atrás la carrocería normal de un camión ) de don Julio César Santos y que se llamaba la San Martin; o si no por avión los miércoles o sábados cuyo pasaje costaba 12.50 y luego la exagerada cantidad de 25.- Los sábados era el día de educación física y nos llevaban al campo colón y a las 11.30 caía el avión de la SAHSA, este servicio fue sustituido a llegar transportes Lila que cobraba 7 lempiras hasta Tegucigalpa , se salía a eso de las 4 a.m. y los iban a buscar hasta la casa; igual era en Tegus.- Lo bueno de esa madrugada era que se desayunaba en Otoro, en el comedor San Vicente de los Tosta donde servían una de las mejores mantequillas que he probado; lo malo del viaje era que luego de la empolvada se tenía que soportar, se terminaba el viaje pasada las 2 de la tarde.- No salía mucho pasajero pues las unidades Isuzu que eran de 17 personas y solo había horario de la madrugada.
Continuará ...

Publicado por El Marcalino
Edicion 280, 26 de diciembre del 2012.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog