16 de noviembre de 2012

¿Qué esperar de las elecciones del 18 de noviembre?


Escribe Jorge Barralaga

Una lectura simplista es que ese día se sabrá quienes serán los candidatos (as) de cada partido a cargos de elección popular. Aunque esto es cierto, lo trascendente no es quien gana o quien pierde la candidatura, de lo que se trata es que por primera vez el pueblo hondureño vivirá la experiencia de saber el peso político ganado por las fuerzas de la resistencia frente a los grupos oligárquicos, que han monopolizado el poder durante los últimos 130 años.
Esta fue la razón por la cual el bipartidismo quiso impedir que LIBRE tuviera una urna para Presidenta. Saben muy bien que el juego de las encuestas se termina el 18 de noviembre, a partir de ese día no se especulará más sobre el panorama político-electoral, los grupos empresariales que ahora saquean al Estado sabrán qué hacer con sus partidos, redefinirán la estrategia para retener el poder que detentan y asignarán nuevos roles a la cúpula parasitaria que dirige a los partidos liberal y nacional.
Desde luego, también el partido LIBRE y el Frente Nacional de Resistencia Popular deberán ajustar su estrategia de acceso al poder; no es cierto que la gran mayoría de la sociedad hondureña esté comprometida con  la propuesta de la Constituyente  y con un modelo económico y social anti-neoliberal y pro socialista. Con certeza, hay un amplio segmento de la población que sin tener ningún interés en conservar el actual orden de cosas, tampoco sabe qué hacer con la propuesta del FNRP/LIBRE.
Lo que debe estar claro para todos (as) después del 18 de noviembre, es que nunca más el destino  del país  lo  decidirá unilateralmente la oligarquía criolla y el capital transnacional, a través del bipartidismo gobernante, en adelante las decisiones estarán sujetas al peso que el pueblo en resistencia demuestre en las calles y en las urnas, peso que tal vez no sea suficiente en algún momento para retener el poder ejecutivo pero sí para frenar el control que ahora tienen sobre los poderes legislativo y judicial.
Entendamos esto, por primera vez habrá una verdadera disputa entre 2 fuerzas políticas antagónicas, entre 2 visiones sobre qué hacer con el país, entre decidir si continuamos con el proyecto neoliberal concentrador de la riqueza en beneficio de una minoría o, por el contrario, si recuperamos en beneficio de la mayoría de los hondureños (as), el control sobre los recursos naturales, el fomento del sector social de la economía y de la micro y mediana empresa, crear mecanismos de redistribución de la riqueza, etc.
Sí, claro que estas son elecciones internas y primarias, que de ahí cada partido sabrá quiénes son sus candidatos (as) pero eso no es lo transcendente; LIBRE ya tiene en Xiomara Castro su candidata Presidencial. La gran pregunta es cuántos hondureños (as) irán a las urnas de LIBRE y cuántos a las urnas liberales y nacionalistas, la respuesta dirá que hacer durante el 2013, a la oligarquía para retener el poder y al pueblo hondureño para conquistarlo por primera vez, a través del partido Libertad y Refundación. Que así sea.


Publicado por El Marcalino
Edición 275, 13 de noviembre del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog