21 de octubre de 2012

CITOLOGIA VAGINAL


 El cérvix es la parte inferior del útero o matriz y se conoce comúnmente como cuello de la matriz. El cérvix tiene un papel muy importante en el mantenimiento de un embarazo normal. En un principio, el cáncer de cuello uterino quizá no causará síntomas, pero más adelante puede haber dolor en la pelvis o sangrado vaginal. Suele tomar varios años para que las células normales del cuello uterino se conviertan en células cancerosas. El médico puede encontrar las células anormales con una citología vaginal o Papanicolau (Pap), que es un examen de las células del cuello uterino bajo un microscopio. Hacerse exámenes Pap periódicamente permite detectar y tratar las células cambiantes, antes de que se conviertan en un cáncer.

Síntomas de Cáncer de cuello de útero

Los programas de detección precoz permiten diagnosticarlo en mujeres asintomáticas. Habitualmente el primer síntoma de cáncer de cérvix es el sangrado postcoital (después de una relación sexual)  o entre dos menstruaciones. También puede ir acompañado de un aumento en las secreciones vaginales, que se hacen malolientes. Es posible que la mujer no tenga ningún dolor ni síntoma hasta las últimas fases de la enfermedad, pero las Pap realizadas sistemáticamente pueden detectar el cáncer cervical de forma precoz. El cáncer cervical comienza con cambios lentos y progresivos en las células normales y tarda varios años en desarrollarse. Estos cambios progresivos se observan al microscopio colocando las células extraídas mediante la técnica Pap sobre un portaobjetos. Por ello, se recomienda habitualmente la realización del test de Papanicolaou cuando la mujer comienza a mantener relaciones sexuales, de manera anual en mujeres de alto riesgo y en mujeres de bajo riesgo, después de 2-3 revisiones normales, se pueden realizar cada 3 años. Existe una vacuna para las niñas y mujeres jóvenes que las protege contra los tipos de virus de papiloma humano (VPH) que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino. (Solo es efectiva si se administra antes del comienzo de las relaciones sexuales).

Recuerde una detección temprana puede salvar su vida, por lo que si ya inició su vida sexual, es importante que acuda a su médico de confianza para que le realice la citología vaginal por lo menos una vez al año.

Samuel E. Castillo.
Estudiante de medicina
FCM-UNAH         

 Publicado por El Marcalino
Edición 272, 16 de octubre del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog