14 de agosto de 2012

“La metida de manos” de Tito Guillén, el accidente de su descubrimiento


 Los hechos que han trascendido sobre el dinero incautado a la esposa del ex-ministro de finanzas, solo confirman que todo lo que sabemos sobre la corrupción gubernamental, es por puro accidente. Un sitio donde pasan miles de carros al día, encontrar el carro de un delincuente es accidental, que los policías hayan actuado correctamente es otro accidente y que haya un periodista valiente y honesto dispuesto a sostener la denuncia de este acto de corrupción es también un accidente.
Suena injusto para los policías y periodistas honestos pero, ¿cuantas veces pasa esto en un año?; casi nunca. Se me ocurre que si tan solo la mitad de los periodistas y policías actuaran como los involucrados en este caso, bastaría para poner en jaque todo el sistema de corrupción e impunidad existente, meterían en crisis a todos los poderes del Estado, a la cúpula del bipartidismo, a los empresarios que hacen negocios con el gobierno, a las FFAA, etc.
Pero, hay una advertencia por hacer, hasta los accidentes ocurren bajo ciertas coyunturas. El cuestionamiento a la policía a partir de noviembre anterior, con el asesinato de los estudiantes universitarios, obligó al gobierno a impulsar cierta depuración y los policías honestos vieron la oportunidad de mostrarse, esta es la primera coyuntura.
Lo segundo es que cuando se tiene tanto poder bajo gente corrupta, el congreso y el poder ejecutivo están en manos del movimiento “Azules Unidos”, la noción de impunidad se desborda; así entregaron 6 camaroneras a testaferros, asumiendo que nunca se conocería ese despojo al pueblo. A esto hay que agregar otra coyuntura, los medios oligárquicos, -Televicentro, Emisoras Unidas, Audio - video,   La Prensa/El Heraldo, entre otros-  no están con el grupo gobernante. Sus candidatos son otros: Miguel Pastor, Ricardo Álvarez y Mauricio Villeda.
Y lo que estaba destinado a ser un acto más de corrupción que caería en el silencio cómplice de los medios, se volvió tema público más de un día y la posición timorata de Renato Álvarez la noche de la detención cambió al día siguiente, la justificación inicial del fiscal general pasó al nombramiento de fiscales para investigar, hasta Ramón Custodió vio la oportunidad de lavarse un poco la sucia imagen ganada con el Golpe de Estado y decidió que debía proteger al valiente periodista Ariel De Vicente.
Que a nadie extrañe si nuevos casos de corrupción trascienden en los próximos días. El grupo de Ricardo Álvarez, que no tiene el menor interés en luchar contra la corrupción, ve la oportunidad de debilitar a Juan Orlando y lo mismo pensará Miguel Pastor; ambos podrían ayudar a destapar la olla empezando por la red de compras de medicina y equipos en Salud Pública, los contratos de maletín en SOPTRAVI, de donde más sale el financiamiento de las millonarias campañas políticas.
Ya irán saliendo más destapes aunque al final del día nadie sea castigado, donde lo único que trasciende es lo que resultó imposible de cubrir, o lo que algunos grupos necesitaban que se conociera en la misma disputa por el poder. Es cuestión de coyunturas.
Escrito por Jorge Barralaga

Publicado por El Marcalino
Edición 262, 7 de agosto del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog