10 de julio de 2012

Los medios no siempre justifican el fin


El pueblo no perdona los brincos de aquí y allá de los políticos y una muestra de ello se registró en el lanzamiento de la candidatura de Xiomara Castro, cuando el llamado Obispo rojo hizo uso de la palabra las personas presentes en Galera lo observaron como un extraño.
Mientras abrimos el abanico damos cuenta que no solo el Obispo rojo se dio sus brinquitos, bien se recuerda en Marcala cuando el actual alcalde Rigoberto Hernández Villatoro se decía resistencia y hasta se peleó por subir al carro en el que llegó Xiomara Castro a manifestarse contra el golpe de Estado y ahora va de precandidato a reelección en una de las corrientes del Partido Liberal, partido  al que él llamó hace más de tres años golpista. 
El mismo caso vimos con Abel Domínguez de esos resistentes que anduvo en las calles, además fue coordinador de la resistencia en el departamento de La Paz y ahora se sumó a una corriente del Partido Liberal después de realizar acciones para la fundación de LIBRE.
Ha quedado claro que los intereses que mueven a algunos políticos son estrictamente personales y nada tienen que ver con la colectividad. En la política tradicional se demuestra que todo se vale, que cualquier hoyo es una trinchera con tal de conseguir el poder.
Definitivamente tenemos políticos hambrientos de poder y los que están en cargos de poder mueren por no desprenderse de ellos porque encontraron su forma de prosperar, aunque para eso tengan que usar las más sucias artimañas, total el fin justifica los medios y eso lo tienen claro los políticos que han entendido que sus mejores medios para su permanencia son las compañas publicitarias que obtienen con los fondos de la ciudadanía.
Aquellos políticos que se fueron ansían desesperadamente retornar a la escena política, pese a los desaciertos cometidos cuando tuvieron la oportunidad de gobernar, regresan desmemoriados y amnésicos.
En cada proceso electoral vemos que el único motor que mueve a los políticos es el del poder, la avaricia, el acomodo,  los ingresos y partidas de cada institución a la que se presentan. 

Publicado por El Marcalino
Edición 257, 03 de julio del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog