8 de mayo de 2012

Honduras: Tierra de heroínas y héroes


Son tantas y tantos como  una constelación y brillan como estrellas porque con su pensamiento y acción han construido caminos de justicia para América Latina y el Caribe. Ejemplos: Elenita Leiva de Holts, Graciela Amaya Barrientos, Manuel Zelaya, Manuel Calix Herrera, Alfonso Guillen Zelaya Alger, Guillermo Matute, Carlos Gálvez.
Hoy nos ocuparemos brevísimamente de quien llamaremos uno de los padres o fundadores de la organización científica de la sociedad Hondureña.
Juan Pablo Wanwringt  Nació en Santa  Bárbara y en su corazón ardía la llama con que vivió. Fue asesinado en Guatemala dando vivas a la revolución.
Las estrellas hondureñas no tiene crepúsculo, algo que desconocía el general matarife Jorge Ubico, en sus ergustelas torturaban salvajemente al prócer Hondureño del que hoy nos ocupamos honrosamente.
Los discípulos del carnicero Tío Sam, dejaron de torturar a Juan Pablo, porque le habían arrebatado la vida, mediante las torturas.
La sorpresa es que Juancito P.W. recobra el conocimiento con tal lucidez y con serenidad tal que los asesinos se sorprenden. El patriota hondureño dice a sus apocaliptos torturadores: voy a revelar cosas extraordinarias de la actividad de los patriotas hondureños. Solamente la diré frente al gobernante Ejecutivo de este país.
Jorge Ubico, presidente y gral matarife; sin empachos se apersono  oír las denuncias de uno de los más connotados revolucionarios centroamericanos.
El matarife pregunto: ¿Qué tiene que revelarme? – mande a llamarle para decirle: usted es un miserable, usted es un verdugo, usted es una bestia.
Juan Pablo Wanwringt como un rayo impulsado por el coraje y pundonor revolucionario salto inesperadamente, sorprendiendo a toda la soldadesca.
Juan Pablo escupió la cara del dictador Jorge Ubico; esta presa de ataques, baba y rabia cruzo  latigazos la cara del revolucionario. Acto seguido el general matarife ordena el asesinato de Juan Pablo Wanwringt y fue fusilado en febrero de 1932 a sus 38 años de vida.

Por Juan Castellanos

Publicado por el Marcalino
Edición 248, 1 de mayo del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog