8 de mayo de 2012

Después del golpe de Estado, el primero de mayo es diferente


Días después del golpe de Estado, en la pared de la papelería de Rigo Bautista en el centro de Marcala, los militares escribieron esto… “wants more, call me”; para bien o para mal, la frase pasó desapercibida porque en Marcala se habla español; pero la provocación fue real, la frase decía… “quieres más, llámame”. Y así se evidenció el involucramiento de los gringos de Palmerola, lo cual no debe extrañarnos para nada.
Lo que no sabía esta gente es que al ayudar a detener la consulta de la “cuarta urna” y la represión desatada contra el pueblo, estaban abriendo un capítulo nuevo en la historia nacional, solo comparable con la huelga del 54 y con la independencia de 1821; son tiempos de cambio que amenazan con romper el actual orden de cosas. Y una de las cosas que cambió es el propósito y el contenido del discurso en la conmemoración del día de los trabajadores (as).
Hoy, como en los 2 años anteriores, ya no solo se recuerda a los mártires de Chicago, la mayoría de la gente que se moviliza lo hace con una esperanza que antes no tenía, ahora se tiene la posibilidad real de ser parte de un proceso de transformaciones sociales profundas en todos los ámbitos de la sociedad hondureña. Y la movilización del primero de mayo dejó de ser parte del paisaje para convertirse en un evento de movilización de masas contra el sistema económico imperante.
Denunciar problemas sociales y que el Presidente los escuche no es relevante, lo que sí es importante es que se identifica al  modelo neoliberal y al capitalismo como causa general de toda forma de injusticia, a los grupos oligárquicos como el enemigo de clase a desplazar del poder y al socialismo como modelo de organización social y económica que coloque al ser humano como centro de toda acción del Estado. Y ahora el discurso trascendió la denuncia para asumir un carácter político.
Sin saber desde cuándo ni cómo, se aceptó la idea que el movimiento social no debe politizarse, que se debe mantener al margen del poder para no contaminarse, evitar divisiones y concentrarse en la defensa de los intereses del gremio; pero esto también cambió, una candidata presidencial encabezó la movilización de los trabajadores el primero de mayo del 2012. Y al partido LIBRE se le reconoció como el partido de los(as) trabajadores (as) hondureños (as).
Solo como registro para la historia, la reacción contra el golpe de Estado provino de todos los sectores de la sociedad, incluida una pequeña fracción de la empresa probada, luego esta reacción se organizó y dio forma al Frente Nacional de Resistencia Popular que, bajo la conducción del movimiento social y el liderazgo de Manuel Zelaya Rosales, acuerda crear al partido Libertad y Refundación. Y así, este primero de mayo la movilización abandonó el discurso lastimero que pide y se lamenta y asume una posición política que busca el poder a través del FNRP/LIBRE para la transformación revolucionaria de la sociedad hondureña. Así sea.                                                           

Escrito por Jorge Barralaga

Publicado por el Marcalino
Edición 248, 1 de mayo del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog