21 de abril de 2012

ATALAYA POLITICA: SALVADOR NASRALLA, FIGURA MEDIATICA O UN “OUTSIDERS” POLITICO


Por: Lorena Melghem.

Entre las novedades políticas para las elecciones del 2013 está la participación del conocido presentador de la televisión, Salvador Nasralla, quien ha logrado llenar todos los requisitos exigidos por el TSE, para inscribir a su Partido Anticorrupción (PAC).

A pesar de que todavía no ha oficializado su candidatura en un lanzamiento con el acostumbrado despilfarro de fondos  como lo han hecho otros precandidatos de los partidos tradicionales, Nasralla tiene “temblando” a los políticos criollos porque en las encuestas privadas, aparece en los primeros lugares de popularidad.
Nasralla, aunque virgen en política vernácula, tiene una amplia trayectoria en los medios de comunicación sobre todo en Televicentro del consorcio Villeda Ferrari, donde ha dirigido programas de espectáculos y deportes.
Pero aunque el aspirante por el PAC es una reconocida figura mediática, su actual popularidad en política parece provenir del fenómeno de los “outsiders” termino aplicado a personas que deciden incursionar en política sin tener trayectoria en ese campo, que ostentan un prestigio ganado en otras actividades y desarrollan un discurso donde condenan a  los Partidos  y a la política tradicional,  el mejor ejemplo en Latinoamérica es Alberto Fujimori  ex presidente de Perú.
En tal sentido al presentarse  como “apolíticos”, suelen encontrar apoyo en amplios sectores de una ciudadanía  harta de los errores de los diferentes gobiernos presididos por los políticos  tradicionales.
 Salvador Nasralla encaja muy bien con el concepto de los “outsiders políticos” ya que es una reconocida figura mediática, que durante muchos años ha dirigido con buen suceso programas de gran aceptación.
 Entre saltito y saltito con sus pantaloncitos rosa, vestido elegantemente para transmitir concursos de belleza y eventos internacionales de la farándula o emocionándose hasta el éxtasis cuando hay triunfos de la selección, ha entretenido a públicos diversos y ahora se está posicionando como un verdadero fenómeno político.
Sus críticas bien fundamentadas, sus fuertes y viriles ataques contra la corrupción y la política vernácula, aunado a su visibilidad pública desde los medios de comunicación, lo ubican actualmente en altos niveles de popularidad.
 En poco tiempo ha logrado la adhesión de miles de votos de indecisos, de jóvenes que votaran por primera vez o de un amplio sector de la población desencantada ante los altos niveles de desprestigio y la falta de credibilidad de los partidos políticos y de las instituciones que sostienen el sistema.
Las interrogantes son: ¿Será suficiente la personalidad que ha proyectado desde los medios de comunicación de ser una figura diferente a los políticos tradicionales, con muchas dotes de perfectibilidad y hasta de autoritarismo, para enfrentar a los partidos políticos que tienen estructuras organizativas en todo el país?.
¿Su imagen de pulcritud y de no estar contaminado con la política tradicional se mantendrá cuando presente sus planillas a cargos de elección popular para diputaciones y alcaldías?
¿Podrán los electores provenientes de una sociedad machista y tradicional, desprenderse de prejuicios y elegir como su principal autoridad a una personalidad controversial que sigue presentándose en los medios con sus short rosados o en diminutos trajes de baño a la par de bellas modelos?
En política no hay nada escrito y las cosas pueden cambiar drásticamente de un día para otro veremos si Salvador Alejandro Cesar Nasralla Salum y su Partido Anticorrupción podrán enfrentar estos desafíos o se quedará nada más como un fenómeno mediático.
 Publicado por El Marcalino
Edición 246, 17 de abril del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog