22 de agosto de 2011

Retazos de la historia

La parroquia de Marcala 

Por Enrique Guzmán


La antigua parroquia de Marcala estaba ubicada en la cuadra que comprende desde la casa de doña Teresa Tomé (Hoy casa de la familia Dubón), que forma esquina con la gasolinera ESSO (Hoy Gasolinera Texaco), incluyendo la casa de doña Paula Santos, donde aún se pueden ver vestigios religiosos, como una pila de piedra, donde recibieron las aguas bautismales don Vicente M. Osorio, don Adán Bonilla Contreras y otros patriarcas del pueblo.
La parroquia actual se comenzó a construir en el año 1868, pero los trabajos se paralizaron un poco después porque el maestro constructor pidió un adelanto de más de cien pesos y se fue para El Salvador y no regresó. Después vino el albañil Antonio Escoto, a finales de 1875, y cuando había hecho como una tercera parte de las paredes llegó a esta ciudad el famoso Calixto Vásquez (alias corta cabezas) asesinando, entre otros, al maestro constructor y los trabajos se suspendieron nuevamente.
Los trabajos se reiniciaron hasta el año 1889, siendo alcalde de la ciudad don Gabriel Tome.
En el año 1891, don Vicente Osorio Morales, en su condición de alcalde hizo lo que faltaba de las paredes y mando a labrar y traer todos los pilares de la iglesia. En 1892 fue alcalde don Dolores Urquía quien puso todos los pilares y la armazón que los sostiene. En 1895 don Vicente Osorio Morales, otra vez como alcalde, construyó el techo hasta entejarlo. Después el alcalde Santos Gámez hizo el enladrillado y el repello interior
Muchos años más tarde, en 1910, don Vicente Osorio Morales mandó a hacer el repello exterior. Al correr el tiempo y con la ayuda de la feligresía el padre Encarnación Salgado Trejo mandó a construir la torre de la derecha donde está instalado el reloj público, del cual hablaremos en una próxima oportunidad..
Entre los primeros sacerdotes que vinieron a Marcala se recuerda aPio Contreras, Carlos Domínguez y Antonio Romero. Luego les sucedieron el padre Cabrera, el padre Orellana, el padre Grauy el padre Jaime. El Padre Salgado vino a Marcala en el año 1900, trayendo bellas imágenes de España de la virgen del Carmen, San Rafael y  San Miguel Arcángel, patrono de esta ciudad.
Para construir la nueva parroquia, los habitantes de Marcala se organizaron en grupos para acarrear materiales. Los hombres buscaban buena madera en los bosques aledaños al pueblo y la traían con bueyes. Las mujeres y los niños acarreaban piedras, arena, ladrillos y agua.
Imaginemos por un momento el esfuerzo de la gente y el ingenio de los constructores para levantar esas enormes pilastras sin grúas y solo con la ayuda de cuerdas y de enormes poleas y la fuerza de muchos hombres que trabajaron en la construcción de la obra.



Publicado por El Marcalino
Edición 212, 16 de agosto del 2011                   

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog