21 de junio de 2011

Opinión ciudadana: La Inseguridad hoy

Hoy por hoy, nos enfrentamos a un escenario inesperado e inigualable de inseguridad. Y es que no podemos desconocer que en tanto los pueblos crecen y se desarrollan, de igual manera lo hace el otro lado de la moneda: “la delincuencia”; en tanto, Marcala no es la excepción en ninguno de los dos aspectos antes mencionados, pues hace no mucho tiempo, los ciudadanos (as) de este municipio y sus alrededores vivíamos en un ambiente donde aun se respiraba tranquilidad y confianza; era impensable que los marcalinos (as) viviésemos en un mar de incertidumbre a causa de la inseguridad que nos ha venido invadiendo.
Cabe mencionar que muchos (as) opinan con respecto a este tema; que si la policía no hace nada, que no hay alcalde en el pueblo etc. Sin embargo para ser más enfáticos, es importante apuntar que “la seguridad es mucho más que la suma de hechos que tradicionalmente se han considerado violentos, es mucho más que asesinatos, más que femicidios y homicidios, secuestros, robos, asaltos, atentados etc. La seguridad es un problema integral que involucra a varios aspectos de la vida en sociedad. Puesto así, los problemas de la seguridad son en gran parte los problemas de la sociedad y se puede decir que, los problemas de la sociedad pasan en gran parte por los problemas de la seguridad”. (Milagro Castañeda, art. El Heraldo, 2007)
Para ser más específica: la inseguridad no nace sola ni nace solo porque sí, la misma es el resultado de la infinidad de debilidades y desasosiego que por décadas los hondureños(as) venimos arrastrando, -y por supuesto nuestro querido municipio no se queda atrás-. Así pues, la seguridad de las sociedades pasa por la forma en que éstas sean manejadas y administradas, en otras palabras, si vivimos en una sociedad de desorden, donde no hay organización, ni líderes, ni un plan serio y convincente de los recursos existentes que nos proporcionen a la ciudadanía seguridad alimentaria, seguridad en salud, seguridad ambiental, seguridad laboral, seguridad personal, seguridad económica y seguridad política, (elementos de la seguridad Humana), será una utopía la seguridad tanto en nuestro municipio, como a nivel del país.
Por tales razones es que debemos ser cautelosos al emitir opiniones respecto a la seguridad, pues como diríamos los marcalinos, “no es comida para cualquier trompudo”. Sin embargo como miembros de esta sociedad tenemos todo el derecho de levantar nuestras voces y exigir a nuestras autoridades que dejen de preocuparse y mejor empiecen a ocuparse. Y por otro lado como ciudadanos tenemos el deber de colaborar con las autoridades, pero sobre todo, empezar por aprender a cuidarnos nosotros mismos, a nuestras familias y luego-por qué no- ayudar a cuidar a quienes nos rodean.
Milagro Castañeda, Máster en Seguridad Humana
 Publicado por El Marcalino
Edición 203, 14 de junio del 2011

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog