28 de junio de 2011

Opinión Ciudadana: Alienación cultural

Técnicamente, llamamos “categoría de población” al conjunto de personas que convive dentro de una determinada zona geográfica y que puede ser, por ejemplo: una nación, una región, una población, una etnia, un sexo, una clase social, una profesión u oficio, una organización gremial e incluso una familia.
El conjunto de miembros que conforman cada una de estas “categorías de población” cotidianamente  manifiestan ciertos rasgos sociales que les son característicos, a estos rasgos les llamamos cultura, entendida como “la programación de la mentalidad colectiva que diferencia a los miembros de las diferentes categorías de población”.
Dentro de la cultura distinguimos clases o códigos: símbolos, héroes, ritos y valores.
Los símbolos son las palabras, las expresiones, los objetos, los gestos, abarcan la totalidad del lenguaje, las jergas, las formas de vestir, que permiten  a los miembros identificarse o diferenciarse entre sí.
Los héroes: son los personales reales o imaginarios, vivos o muertos que actúan como modelos de comportamiento dentro de la categoría de población determinada.
Los ritos: son actividades colectivas, la mayor parte carecen de justificación, que cumplen una función social muy importante para la comunidad, dentro de ellas están las celebraciones religiosas y además los procesos sociales que se cumplen en las relaciones entre las personas, por ejemplo la manera de “pedir” a la novia para el casamiento, el dirimir problemas por la pertenencia de terrenos, los códigos de respeto a la autoridad, etc.
Los valores: representan la base más profunda de una cultura, son nociones acerca de lo que es bueno o malo, limpio o sucio, bonito o feo, racional o irracional, normal o anormal, lógico o absurdo, etc.
He querido proporcionarle estos elementos técnicos para que a partir de ellos valore cada una de las “categorías de población” a las que pertenece, comenzando por la familia, a Marcala, y luego a su nación, deseo que obtenga felices conclusiones.
El Instituto de Antropología e Historia, produjo y publicó ciertos vídeos sobre poblaciones de ascendencia lenca, comenzaron desde la parte más occidental del país o sea desde Ocotepeque, luego Lempira, después Intibucá y La Paz, se referían a la cultura; tristemente al referirse a Marcala dijeron que era la población que más había perdido la herencia cultural que nuestros ancestros lencas nos legaron; si evalúo con objetividad a mi Marcala en base a las clases culturales que le proporcioné, me doy cuenta que culturalmente estamos perdidos. Hay que escudriñar nuestra realidad, nuestro pasado para conocer las causas y proponer soluciones pragmáticas para quitarnos ese concepto de la alienación cultural que tenemos hoy, me gustaría presentarles algunas conjeturas sobre lo anterior.

C. C. Martínez Guzmán.


 Publicado por El Marcalino
Edición 204, 21 de junio del 2011

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog