17 de mayo de 2011

Opinión ciudadana: Honduras abierta a… la penetración del capital transnacional

Por Jorge Barralaga

La oligarquía nacional y las transnacionales están en su salsa con el montaje del “Honduras is open for business” (HOB) en San Pedro Sula. Es el tipo de evento que retrata de cuerpo entero el propósito que siempre han tenido el proyecto neoliberal, iniciado en 1990 en todo el planeta, con la puesta en marcha de las 10 reglas del “Consenso de Washington”.
En aquel año se inició el tránsito desde el Estado promotor del bienestar social, al Estado promotor del libre mercado de capitales y mercancías. Mientras el primero tenía al ser humano como preocupación central, el segundo la tiene en la reproducción del capital, y esto significa que solo los que puedan pagar su precio podrán producir, comer, educarse, medicarse, etc.
Al evento de San Pedro le preceden leyes que desprotegen a los trabajadores, sacan al Estado de la conducción de actividades económicas estratégicas, disminuyen la tasa de impuestos, se renuncia a la soberanía parcial del territorio, la entrega de los recursos naturales a la explotación por unos pocos y muchas medidas más que solo profundizan la desigualdad social y la injusticia.
Estamos frente a 2 visiones de como hacer las cosas, por un lado está el proyecto neoliberal ya descrito, orientado a la reproducción del capital a cambio casi exclusivamente de los empleos que se generarán. Y por otro lado, sin perder de vista la necesidad de una economía moderna y bien articulada a la economía internacional, asegurar que la riqueza creada no se concentre, que se privilegie el aprovechamiento de los recursos naturales en beneficios de las comunidades que los poseen y se coloque a la persona humana en el centro de toda la acción del Estado.
Esta visión en la que los intereses de las mayorías son el eje orientador de las decisiones del Estado, desapareció con la subasta del país promovida en San Pedro Sula. De ese evento, todo lo que se puede esperar es una nueva oleada similar a las maquilas, con ellas se creó empleo y la economía creció pero, “inexplicablemente”, los pobres aumentaron, no se construyeron más escuelas, tampoco hospitales, continúa la hambruna en el occidente del país, etc.
El proyecto neoliberal es una propuesta fracasada, la teoría del derrame es una falacia, los pueblos lo saben desde la década de los 90´s y esa es la razón por la que en la mayor parte de América del Sur gobiernan fuerzas sociales y políticas que desplazaron del poder a la oligarquía de esos países. Ahora están en proceso de recuperación de su patrimonio, eliminando privilegios fiscales y desmontando monopolios; ese es el futuro que le espera a la oligarquía golpista que desgobierna Honduras.

Publicado por El Marcalino
Edición 198, 10 de mayo del 2011

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog