28 de abril de 2011

Opinión ciudadana

El primero de Mayo, una jornada en el marco de la lucha del FNRP
 Por Jorge Barralaga

Tradicionalmente, esta fecha es organizada por el movimiento gremial a través de las distintas federaciones sindicales, las organizaciones indígenas, de mujeres, estudiantes y otros sectores. En esta ocasión también pero, con una diferencia de calidad, el discurso trasciende la denuncia de los problemas de siempre, para dar paso a la demanda política planteada por el Frente Nacional de Resistencia Popular.
Dicho de otra manera, más allá de reclamar al gobierno la solución a problemas cotidianos, se demanda el poder mismo del Estado para asumir directamente la responsabilidad de las cuestiones públicas. Significa dejar bien claro que el pueblo nunca ha estado en el poder, que este ha sido monopolio de la oligarquía durante más de 100 años, usando alternadamente a los partidos Liberal y Nacional y a las Fuerzas Armadas.
Nadie desconoce que los problemas que a diario sufre el pueblo hondureño, lejos de resolverse se agudizan. Vivimos en un país en el que las decisiones de los 3 poderes del Estado están orientadas a desarrollar los negocios de las grandes empresas, nacionales y extranjeras, y a retener el poder político en manos de grupos parasitarios que aspiran entrar al club de los ricos generándose beneficios personales desde su posición de poder.
Aunque el discurso en este primero de Mayo tendrá un claro avance en su contenido, no puede faltar la denuncia de los problemas nacionales y regionales que actualmente golpean a la mayoría de la población. En particular, destacan la complicidad del régimen de facto en el traslado inmisericorde del costo de los combustibles a la canasta básica, proteger los intereses de Miguel Facusse en contra del derecho a la tierra de los campesinos del Aguán y de la Isla de Zacate Grande.
Igual ocurre con el manejo cínico de la negociación del problema magisterial, aplicando tácticas dilatorias al mejor estilo de Arturo Corrales, entregar a la oligarquía empresarial nuestros recursos de agua y bosques para instalar empresas hidroeléctricas, sin que les importe lo que piensen las comunidades afectadas, mantener la política de criminalización de la protesta para justificar la represión de cada movilización popular, sin que tampoco les importe tanto la condena internacional por violación a los derechos humanos, etc.
Definitivamente, hay entusiasmo entre los organizadores de la movilización, al trabajo se han sumado personas que sin tener vinculación directa con los gremios, declaran abiertamente su adhesión al Frente, con la convicción sobre la necesidad de construir una Honduras justa y democrática, un país en el que la riqueza que generamos socialmente, también se distribuya entre todos y todas las hondureñas.



 Publicado por El Marcalino
Edición 196, 26 de abril del 2011

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog