5 de septiembre de 2014

Desarrollo local: La importancia de retener el proyecto de la Universidad

En las últimas semanas la población marcalina y de La Sierra abandonó la rutina de los temas de siempre para seguirle la pista a la cuestión de la instalación o no de la Universidad Nacional de Agricultura en nuestro pueblo. Siendo justos, creo que siempre ha habido unanimidad en cuanto al deseo de retener a la UNA, pues la diferencia está más bien en ceder o no ceder el terreno que la Universidad calificó como idóneo; precisamente el que ahora es usado para el futbol infantil.
Francamente, nunca antes vi reacciones tan rápidas para ofrecer alternativas frente a la amenaza de perder la instalación de la Universidad, lo cual es alentador porque queda claro que las municipalidades de Marcala y Chinacla están dispuestas a tomar el chance en beneficio de todos (as), COMSA dejó evidencia de su rol de empresa líder del departamento y Pompeyo Bonilla y familia hicieron sentir su compromiso con Marcala y la región, lo que se vería mucho mejor si retiraran la condición del nombre propuesto.
Un punto sobre el que no se debe dudar es que si los técnicos de la Universidad han calificado el sitio del campo Colón como el idóneo, es allí donde debe hacerse la construcción de los módulos y a la municipalidad solo le queda sanear la propiedad, si ese fuera el caso, y luego traspasarla. Me parece que el dilema sobre las opciones de uso del terreno, la cancha para el futbol infantil o la instalación de una Universidad, no tiene comparación o balance en términos de impacto sobre el desarrollo.
Hay al menos 2 aspectos de ese impacto que debemos destacar; el primero es social y tiene que ver con la opción que miles de jóvenes tendrán de acceder a la Universidad y que ahora simplemente no lo pueden hacer. El segundo aspecto es de tipo económico, en el sentido de desarrollar el capital humano a nivel universitario como oferta de servicio directo a la producción y además, incorporar a la educación universitaria como parte del sector servicios de la economía del departamento de La Paz.
Por cierto, la ciencia económica clasifica a las distintas actividades en 3 ramas o sectores; el primario que incluye a la agricultura, silvicultura, caza, pesca y minería; el secundario que se refiere a la industria o manufactura y luego está el sector terciario donde se ubica el comercio y los servicios que también incluye a la educación. Ocurre que los departamentos con mayor número de empleos en el sector terciario son también los de mayor ingreso: Francisco Morazán, Cortes y Atlántida.
Por el contrario, los departamentos de menor ingreso son precisamente los que concentran el empleo en el sector primario y allí precisamente está el departamento de La Paz, junto a Lempira, Intibucá y Santa Bárbara. Hacer este análisis es necesario para dimensionar mejor la importancia que tiene hacer llegar la Universidad a Marcala; pues está llamada a desarrollar el sector terciario de nuestra economía a partir del servicio de educación superior. Señores (as), este es un tema de unanimidad y solo queda empujar.

Jorge Barralaga,

13  de agosto del 2014               

El Marcalino año 8, Edición  355

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog