29 de agosto de 2014

Desarrollo local: De la mano de la descentralización del Estado

Es tema de casi todos los días escuchar el justo reclamo de los alcaldes (as) al gobierno central para que haga efectiva las transferencias, es decir, el dinero con que la mayoría de las municipalidades satisfacen parte de las demandas de la población. Pasa que ese dinero no siempre existió, hasta 1990 los alcaldes eran nombrados por el ministro de Gobernación, casi todo lo que se hacía en el municipio era obra directa del gobierno central y el protagonismo local era visto sin importancia.
Aun cuando el tema de la descentralizaciones proponía como modelo desde la década de los 80’s, es solo con el desmorone del campo socialista a partir de 1989 que se acelera su implementación desde los organismos financieros internacionales –Banco Mundial, BID, Unión europea, otros,-. En Honduras como en otros países dela región, esos procesos inician en los 90`s a través de la creación de las leyes e instituciones necesarias para avanzar en esa dirección, la descentralización del Estado.
¿Pero que es lo que se descentraliza?, básicamente se trata del traslado de competencias técnicas, legales, administrativas y financieras desde el gobierno central a las municipalidades, lo que en resumen conduce a colocar en el nivel municipal el centro de las decisiones sobre cada área estratégica del desarrollo que allí se defina. Hasta acá todo parece bien, nada que discutir, no hay oposición formal de nadie y sin embargo, en más de 20 años, el proceso de descentralización a avanzado muy poco.

La razón después de todo es simple de entender, los mecanismos de reproducción del poder pasan por la capacidad del político (a) de “resolver problemas” de la gente y eso se hace controlando el presupuesto nacional; lo cual explica, entre otras cosas, la creación del fondo departamental de los diputados que ahora, por cierto, ya no se aprueba en el congreso sino en el ministerio de Finanzas, según lo determine don Juan Orlando. Así que el traslado de competencias no es cosa tan sencilla de implementar.
Es evidente quela descentralización, el desarrollo local y la participación ciudadana no tienen discurso que los adverse, ni desde posiciones políticas de derecha y mucho menos de izquierda; por el contrario, todos parecen coincidir en esos temas pero cuando se tiene el poder y hay que compartirlo, no es difícil identificar el boicot a ese avance. Debo decir que la intención de este comentario es subrayar la importancia de la descentralización pero sin perder de vista las causas de su escaso avance.
Como sea, la sociedad tiene su propia dinámica y hay eventos que bajo la coyuntura adecuada, hacen caminar lo que ahora está estancado. Se me ocurre, por ejemplo, que la sequía y la pérdida de las cosechas en varios departamentos, sumada a la incapacidad del gobierno de cumplir con las transferencias, el endeudamiento público, el estancamiento de la economía y la emigración de la población al exterior, entre otros factores, generen condiciones para un cambio del rumbo actual del país.
Queda por analizar el rol de las comunidades en la promoción del desarrollo local para salirle al paso a la crisis.
Jorge Barralaga,
                                                                                        Correo: barralaga@yahoo.com

El Marcalino año 8, Edición 353

 31 de julio del 2014

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog