19 de noviembre de 2013

Tiene usted una razón para vivir

Víctor Claros
 Dios nos ha dado la bendición de haber nacido en este mundo, con debilidades y virtudes pero, hasta hoy tenemos vida, y ese es un gran milagro, por si usted no sabía. La pregunta es: Tendremos nosotros una meta o un sueño por realizar o simplemente  estamos viviendo por vivir sin ningún sentido.
Sabe que da pesar por muchas personas, que su vida transcurre sin pena ni gloria. Le explicaré por qué: Hay jóvenes que llegaron a la edad en donde ya se empieza a madurar mentalmente es allí en donde ya tiene que tener trazada la meta a dónde quiere llegar. Ejemplo: Su carrera tanto en nivel medio, como universitario, su casa, esposa (o) su buena finca o cualquier proyecto en el campo.
Le aseguro que si usted se propone uno de los anteriores ejemplos su vida será muy diferente. Ahora bien si hemos llegado a los 30 años y pensamos como de 15 se podría decir que hemos perdido el tiempo (que nunca regresa). Conocemos muchos casos de personas que ya de 30 años en adelante se han propuesto las metas y las han cumplido, lo que significa que nunca es tarde para realizar nuestros sueños.
Sabe que según la ley de la vida, vamos a llegar a la vejez, si sabemos vivir (que conste) y si todavía no se nos ha prendido el foco, es seguro que terminaremos pidiendo limosna o arrimado a un hijo, y si fuimos buenos padres o madres, nos van a recibir, y si no pues solo DIOS con nosotros, y de remate, ni a él nos hemos acercado, estamos fritos. Vemos a muchas personas que antes eran patrones y ahora han quedado de mozos, porque no supieron aprovechar su tiempo, ni administrar sus bienes pero la buena noticia mi amigo (a) es que si usted todavía tiene una meta por cumplir y tiene lo mejor que es la vida y sus facultades físicas y mentales en excelente estado porque no hacerlo.
Mientras haya vida, habrá esperanza y si todavía esta ha tiempo de trazar su meta y sabe que llegará a ella, empiece hoy.

Publicado por El Marcalino
Edición 323, 29 de octubre del 2013.


No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog