9 de octubre de 2013

De las encuestas políticas: Advertencias en su lectura

Por Jorge Barralaga
Hay una frase que por trillada y absurda que parezca, la mayoría de los políticos(as) no pueden evitar decirla, “la verdadera encuesta es…el día de las elecciones”; sin duda es una frase absurda porque ese día no hay encuestas, es el día de las elecciones y punto. Como sea, la campaña tiene en las encuestas una herramienta importantísima y no solo de medición de los (as) candidato (as), también para alentar o desalentar electores (as).
Como saben, pasadas las elecciones internas, las encuestas proyectan una clara tendencia de preferencia hacia la Presidencia que, a pesar de la incomodidad, los medios oligárquicos se vieron obligados a reconocerla. Xiomara Castro desplazó de la mente de los electores (as) a los candidatos (as) del bipartidismo y eso es inaceptable para esas minorías que han hecho de los poderes del Estado su puerta de acceso a la riqueza fácil.
Pues bien, ocurre que hay “sorpresas”, 2 encuestadoras, CID-Gallup y Paradigma están mostrando números excesivamente diferentes de las demás y eso llama la atención para ser analizado. Propongo para el análisis aceptar 2 opciones de partida: Que en efecto los electores(as) están cambiando de opinión y es obligado identificar las causas que están generando ese cambio o, por el contrario, que estas encuestas son manipuladas.
Evaluemos la primera opción con CID-Gallup; según su encuesta de septiembre, Xiomara Castro continúa liderando la preferencia para Presidenta con el 29% pero anuncia empate técnico con Juan Orlando al alcanzar el 27%; además informa que Nasralla cayó al 11% y Villeda llega al 15%. Para hacer el contraste, en la encuesta de julio Xiomara tenía 28%, Nasralla 21, Juan Orlando 18 y Villeda 14%. La pregunta obligada es saber lo que pasó en Honduras entre julio y agosto para que Nasralla perdiera 10 puntos y  a la vez, como en un juego de “quítate tu pa´ ponerme yo”, le distribuyera 1 a Villeda y 9 a Juan Orlando. La respuesta debería estar en las mismas preguntas de la encuesta cuando consulta la opinión favorable y desfavorable sobre los candidatos(as) y Los datos son los gobiernos de Pepe Lobo.
Xiomara Castro continúa siendo la figura pública con mayor opinión favorable, 55%, y desfavorable de solo el 31%, y con valores ligeramente inferiores pero siempre con balance positivo están Villeda y Nasralla. Y acá está la incoherencia de CID-Gallup, Juan Orlando muestra datos totalmente opuestos, con balance negativo al solo tener opinión favorable del 39% y desfavorable del 49%.
Si a lo anterior se agrega que solo el 19% de los hondureños evalúa al gobierno Lobo/Hernández con buen desempeño y que alrededor del 40% de los nacionalistas/ricardistas todavía no han decidido apoyar a Juan Orlando, continúa la pregunta en el aire; ¿qué pasó en Honduras para que Nasralla perdiera 10 puntos y a la vez los ganara Juan Orlando?; creo que la conclusión es obvia, no pasó nada, y CID-Gallup tiene mucho que explicar sobre ese resultado.
Publicado por El Marcalino

Edición 319, 01 de octubre del 2013.              

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog