17 de septiembre de 2013

La Marcala que yo recuerdo 36

 Por: Oscar Mauricio   Ramos   Henríquez
Se nos había enseñado que si oíamos el ruido de un avión, nos tiráramos al suelo, nos tapáramos los oídos y abriéramos  la boca para evitar quedar sordos por la onda expansiva de alguna bomba; como pasábamos jugando de “agarrar” en la finca, había  que ser astuto, yo tenía un “as bajo la manga”, cuando ya  estaban a punto de agarrarme gritaba AVIOOON!!!!, AVIOOON!!!! y todo el mundo “pecho a tierra papa” claro que el famoso avión  era de a “mentolina” (de mentiras); así me salvé en muchas ocasiones; hasta un viejito que era el encargado de cuidarnos terminaba todo enlodado porque se tiraba a suelo con el grito, creo que el pobre después de ese tiempo quedó todo aflatado (asustado) por todo lo que pasaba con las “maturrangas” (travesuras) y picardías que hacíamos nosotros, tanto así que sin haber el menor ruido de motor, él también gritaba “avión” pero ni le parábamos bola al pobre, solo él se tiraba al suelo.- Claro que muchas veces se enojaron y dejaban de jugar pero unos días después se les olvidaba y volvían a caer en la trampa.- Por la radio oíamos música marcial y el slogan  “LA COMPAÑÌA DE HIERRO CUMPLE AÑOS HOY” que lo usaban para llamar a los que habían hecho el servicio militar y se volvieran a enlistar para defender la patria ; se pusieron muy de moda los “misquitos” que eran los encargados de transmitir los mensajes por la radio dado que los salvadoreños no lograron descifrar en que lengua se transmitía.-Anteriormente les había comentado que está ciudad era una de las más resguardadas del país porque Fidel Sánchez Hernández (jefe de estado de El Salvador) había jurado venir a desenterrar los hueso de doña Carlota Arellano v. de López , la mamá de Oswaldo López Arellano (jefe de estado de Honduras) y que aún reposan en el cementerio de Marcala.- Por eso nos evacuaron de la ciudad hacia lugares como los llanos de san Antonio, la Estanzuela, Sigamane, Musula, etc. y hubo presencia  hasta de la guardia de honor presidencial, y  todo el que pudiera y tuviera la edad para hacer el servicio militar o “la plaza” como se le conocía en ese entonces fue reclutado  y aquellos más ancianos les tocó cuidar la ciudad; así fue llegando Nivo Pérez al ejercito pues ya contaba con dieciocho abriles (años) y del cual se llevó algunos desencantos.- Tal vez el primero fue cuando les dijeron que los iban a armar , ya se miraba con un “máuser”  o M 1 para “piquetear” (lucir) frente a las muchachas pero, qué va, otra fue la historia pues al ir a recibir el avión en el campo colón y con alegría bajar las cajas que traían el “pertrecho bélico” (las armas).
Continuará…
Publicado por El Marcalino
Edición 314, 27 de agosto del 2013.



No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog