24 de marzo de 2013

Chávez gigante, Chávez inmortal


Por Jorge Barralaga

Siempre creí que después del Che, sería Fidel el siguiente líder revolucionario que los pueblos del mundo canonizarían como símbolo de lucha y resistencia antiimperialista, su deceso parecía inminente el 2006 pero no, el comandante continúa ahí con sus reflexiones, dando luz con su sabiduría y experiencia, a los problemas de todo tipo que la humanidad y el planeta enfrentan. El destino quiso que su lugar lo tomara el Comandante Hugo Chávez Frías, sin que este sospechara el impacto de su muerte a nivel planetario.
Hay una máxima sobre el comportamiento humano que acá se cumplió una vez más, cuando la figura de un líder se agiganta, la de sus opositores también se empequeñece. Y este es el problema mayor de Capriles Radonsky, el candidato de la derecha venezolana en la elección del sucesor de Chávez el próximo 14 de abril. Mel Zelaya, quien asistió al funeral, lo resume comentando que en opinión de los venezolanos(as), el 60% cree que Nicolás Maduro ganará y el 40% restante cree que Capriles perderá.
Los hechos son irrefutables, en 16 procesos electorales a lo largo de 14 años, Chávez siempre derrotó a sus opositores y ahora, a escasos días de perder la lucha por su vida personal, aquellos venezolanos pobres pero atrapados por la fabricación del pensamiento único de los medios oligárquicos, están siendo testigos del Chávez verdadero, del Chávez querido en todas partes, del Chávez que en solo 14 años ha logrado revertir la miseria social en que vivían millones de sus compatriotas.
Mientras Venezuela vive el drama de la muerte del líder y los pueblos del mundo manifiestan
 su dolor y solidaridad, los analistas de la derecha latinoamericana persisten en su ceguera, o simplemente siguen el guión de quienes pagan sus comentarios. Todos coinciden en “analizar” los hechos desde la existencia o no del comandante y por lo tanto, sin Chávez Venezuela vuelve a “la democracia”, es decir, a la democracia neoliberal que solo produjo miseria para la mayoría y riqueza sin límites en una minoría opulenta.
A estos “analistas” les resulta imposible entender que la historia no la construyen los líderes(as), que esa facultad pertenece única y exclusivamente a los pueblos y que estos solo necesitan de una conducción justa, apropiada, oportuna, desinteresada, visionaria y revolucionaria. Es acá donde el comandante Chávez entró a la historia y se convirtió en un personaje universal, en un referente de los pueblos del mundo en su lucha por una sociedad justa y democrática.
Así que lo que ocurrirá en Venezuela el próximo 14 de abril no será otra cosa que la ratificación del Programa de la Patria y de la revolución socialista diseñada por Chávez, que ahora más que nunca está en el corazón del pueblo venezolano. La conducción la tomará ahora el Presidente Nicolás Maduro, así lo propuso el Comandante el pasado 8 de diciembre, haciendo lo que solo los grandes líderes pueden hacer, anticipar decisiones aunque de por medio esté su propia vida. ¡Hasta siempre Comandante Chávez!
 Publicado por El Marcalino
Edición 290, 12 de Marzo del 2013.
 

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog