16 de noviembre de 2012

La demagogia política nunca termina


Escribe Víctor Manuel Claros

Estamos a las puertas de las elecciones primarias en nuestro país. Muchos (as) están proponiendo sus mejores soluciones para Marcala y para Honduras respectivamente. Nosotros, "el pobre pueblo",  no nos queda de otra que tener que escuchar las falacias de tantos candidatos a nivel nacional y local, da pesar que hay algunos candidatos (as) que lo que nos ofrecen son cancioncitas arregladas con ritmos alegres, como que el pueblo vive de la música.
Otros son tan bárbaros que están ofreciendo cosas que nunca se van a cumplir, sin entrar en detalles usted ya las sabe porque todos los días las escuchamos en distintos medios de comunicación. La realidad, es que en los actuales tiempos es muy fácil convencer a los votantes, no porque ellos sean la solución, si no que en Honduras, la gran mayoría de personas son de muy bajo nivel académico y de esto, muchos son los que se aprovechan, y  así a través de verdades mentirosas llegan al poder.
Es irónico que muchos (as) hablen de apoyar la educación pero, en el fondo no la hacen porque saben que un pueblo bien educado es difícil de engañarlo  cada 4 años. La otra cosa es que algunos candidatos no presentan su fotografía actual en las papeletas, solo de allí podemos deducir, que si ni a la hora de pedir el voto vemos su rostro real, peor que lo miremos a la hora de ir a buscarlos; cuando ya están en el poder. No señores (as) no es de esa forma que van a ganarse al pueblo por lo menos tengan la amabilidad de mostrarse tal y como son, porque si no es así, no vemos por dónde podemos confiar en ustedes.
Hay muy buenos candidatos en contienda, que hasta éstos momentos quizá no estén contaminados en la política y que sabemos que son honorables y que vale la pena votar por ellos, pero que pasa, están en los movimientos pequeños que no tienen opción de triunfo, no porque no sean buenos si no porque no están en los movimientos en donde las argollas ya están hechas y de allí son unos pocos los que deciden quien entra y quien no. Pero aquí todos nos conocemos y ojalá podamos elegir a los (as) mejores y que  el "Soberano" como dicen los políticos que solo  en este tiempo lo llaman así,  sepamos llevar a las personas indicadas a los puestos públicos.


Publicado por El Marcalino
Edición 275, 13 de noviembre del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog