14 de junio de 2012

El gobierno municipal: ¿Espacio de poder de oportunistas… o del pueblo?


Por Jorge Barralaga

 9 horas de fiesta cívica y popular celebrada por el movimiento FRP/LIBRE de Marcala en la internita del pasado 20 de mayo, provocó reacciones diversas entre la ciudadanía pero en general, estas coincidían en una afirmación y en una interrogante. La afirmación, el pueblo marcalino tiene una clara tendencia a apoyar un cambio en el gobierno municipal bajo la conducción del partido LIBRE, y la interrogante, cargada de natural incertidumbre, cuestionaba si no será un poco más de lo mismo.
Este era el tema alrededor de las urnas y de todo el parque Soberanía; sin duda es una pregunta obligada que debe ser respondida con claridad y contundencia. Si bien esta es tarea de la conducción política de LIBRE, como marcalino propongo otra pregunta; ¿Alguna vez, en 8 procesos electorales desde el año 82, el pueblo de Marcala ha tenido el poder político de este municipio?; y mi respuesta es NO.
Explico; cada vez que votamos, cuando más consiente lo hacemos, solo hemos confiado en personas que, comprometidas con la agenda de un partido y ya estando en el poder, quedan en libertad de hacer lo que les de la gana durante 4 años. Y esto, puesto en blanco y negro, significa que nunca hemos tenido el poder sobre nada, se lo dimos a otros para que decidan por nosotros (as) y sin nosotros (as).
Pero, sigue la pregunta en el aire, ¿Cómo un gobierno de LIBRE puede hacer que el pueblo tenga el poder todo el tiempo?, ahora la respuesta parece más sencilla, a la Corporación Municipal solo se debe dar la administración del municipio pero el poder lo deben conservar las comunidades y estas lo deben ejercer de manera permanente a través de sus organizaciones locales.
Todo lo que se necesita es crear los mecanismos legales, haciendo uso de la autonomía municipal, cediendo a las comunidades el poder para decidir que hacer sobre su problemática particular, priorizar las necesidades, formular y aprobar de manera concertada el presupuesto municipal y controlar su ejecución, sin espacio a los contratos amarrados. Si hacemos funcionar esto, la gente no se dejará utilizar nunca más por un par de láminas de zinc para que ceda el poder a un grupo de oportunistas durante 4 años.
Cuando esto pase, Marcala avanzará hacia el destino que haya definido y lo hará bajo la iniciativa de su pueblo y no de quienes coyunturalmente administren el municipio. Todos (as) debemos desterrar la idea de que algún día vendrá un iluminado(a) a gobernarnos y nos sacará del atraso en el que estamos y aceptar de una vez por todas que la responsabilidad del desarrollo de nuestro municipio solo puede estar en manos del pueblo todo de Marcala.
Mientras tanto, de cara al proceso electoral que se avecina, le propongo a cada ciudadano (a), a cada comunidad, no aceptar ofertas demagógicas de solución a problemas puntuales, los reto a exigir el poder político de nuestro municipio. Que así sea.

Publicado por El Marcalino
Edición 253, 05 de junio del 2012

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog