5 de septiembre de 2011

La educación pública de Honduras al servicio de: ¿Quién?

Adaptación de la economía de la educación, según el Banco Mundial, Por: Lic. Ingrid Yanina Mejía   Parte 4

El gobierno laborista de Tony Blair, se ha hecho especialista en la privatización de las escuelas públicas, todo centro que trate de alcanzar los estándares fijados por el gobierno será consecuentemente vendido. Se cambia a todo profesorado y el centro empieza desde cero con gestión privada.
La clave principal del desarrollo y la lucha contra la pobreza es un comercio más justo, la anulación de la deuda del tercer mundo y el fin del dominio de sus economías por parte de los grupos financieros e industriales de los países ricos. Si la enseñanza básica puede jugar un papel en esto, es de forma indirecta dando a las masas de los países pobres las armas del saber, para que puedan alimentar sus luchas.
Es el objetivo estratégico del banco: desregular la enseñanza secundaria y la enseñanza superior, transformarlas en enseñanzas de pago liberadas de la tutela del Estado. Se nos preguntara de qué vale defender una formación de alto nivel y de carácter general para todo el mundo, puesto que es bien sabido que no habrá sitio en el mercado laboral para tanta gente con titulación superior. Esta cuestión alcanza a todo el corazón de la problemática.
Muchos plantean que las funciones fundamentales de la enseñanza en las sociedades capitalistas modernas: su función económica, su función ideológica, su función de reproducción social y su función de socialización.
Un espíritu “ciudadano” digno de ese nombre, es decir, una mirada lucida sobre la sociedad de la que somos miembros y la posibilidad real de ser escuchados, exige algo mas que cursos sobre “valores” democráticos. Es imprescindible una comprensión efectiva de los mecanismos responsables de injusticias escandalosas cada vez mayores; el conocimiento de las relaciones económicas que provocan las guerras, el hambre, el paro y la destrucción del medio ambiente, una visión racional y científica por encima de los prejuicios y del “pensamiento único” ¿Qué puede hacer el profesorado sino le dan los medios, las condiciones materiales, y el tiempo necesario, sobre todo para aportar a todos los alumnos, lo que le aportarían a sus propios hijos?.
Las luchas del profesorado progresista solo tienen sentido si se enmarcan en ese combate mucho mas basto, mas complejo que el combate contra la dictadura del mercado. El derecho a la educación para todos, el derecho a acceder efectivamente a los saberes que dan la fuerza para entender el mundo y para participar en su transformación, no para llevarse a cabo sin poner fin a las causas del determinismo social actual, a saber la división de la sociedad en clases sociales desiguales es ahora un momento necesario en la lucha por conseguir una sociedad más justa y más humana, primera condición de una escuela para todos, y de un saber realmente compartido.
Publicado por El Marcalino
Edición 214, 30 de agosto del 2011

No hay comentarios:

Archivo del blog

Buscar este blog